Siglo XVII, son tiempos en que la moral en la Nueva España era rigurosamente vigilada por la iglesia Católica y cualquier persona que faltara a ella era sentenciada y castigada por la Santa Inquisición, un siglo en que las mujeres no pueden tener cultura, educación o acceso a los libros, los hombres son los que leen y los hombres son los que escriben.

Sin embargo fue en San Miguel Nepantla, lo que ahora se conoce como el Estado de México, donde nació quien le diera un nuevo aire a la literatura novohispana, fue un posible día 12 de noviembre de 1648 cuando Juana Inés de Asbaje da sus primeras bocanadas de aire.

A los siete años tuvo el deseo de ingresar a la Universidad de México y a los ocho compuso una Loa para la festividad del Corpus, en español y en náhuatl. Como autocastigo para mejorar su aprendizaje, ella misma se cortaba una parte de su cabello hasta completar un tema.

En aquel entorno social las mujeres sólo tenían dos opciones para vivir una vida adulta, el matrimonio o el convento pero Juana vió más allá, vio la educación, por lo que nada la detuvo para seguir aprendiendo de sus autores favoritos Virgilio, Horacio, Ovidio, Garcilaso y Góngora así que logra entrar a la corte del virrey Antonio de Toledo y Salazar en la ciudad de México donde desarrolla su labor literaria, pero fue el confesor de estos virreyes quien le sugiere vivir una vida monástica y después de varios altibajos, a los 19 años de edad entra al Convento de San Jerónimo.

Se ganó muchos enemigos y censuras por su forma de pensar, de escribir y por defender el valor de la mujer en la sociedad novohispana, y su derecho a la educación y a disentir criticas recibidas. Uno de sus manuscritos, ‘La Inundación Castálida’ está llena de poesía profana e incluso varios de ellos estuvieron en peligro de ser quemados por la iglesia.

“¿En perseguirme, mundo, qué interesas?
¿En qué te ofendo, cuando sólo intento
poner bellezas en mi entendimiento
y no mi entendimiento en las bellezas?”

En 1692, en Sevilla se publica la obra cumbre de la Madre Juana Inés de la Cruz ‘Primero Sueño’, un poema filosófico el cual describe el viaje del alma y que el alma de una mujer no tiene sexo como tampoco lo tiene el alma de un hombre, somos iguales. por este manuscrito el arzobispo presentó cargos en contra de Sor Juana ante el Tribunal Episcopal considerándola un peligro para la Iglesia Católica ya que, para esas fechas era inadmisible que una religiosa escribiera de temas teológicos, por lo que la obligan a pedir perdón y aceptar su culpa.

“Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpais”

El 17 de abril de 1695 muere Sor Juana Inés de la Cruz a causa de tifus, quien ahora es considerada una pionera en la lucha por los derechos de la mujer: “La Fénix de América” “La Décima Musa”