Hablar de sexualidad resulta ya un tema espinoso, el desconocimiento, los tabúes y nuestro prejuicios, hacen que nuestra sexualidad la vivamos en lo privado, ojo no necesariamente de forma placentera, muchos son los casos que escuchamos donde al final las rupturas en las relaciones están vinculados a la vida sexual de la pareja. 

 

Y es que justo en la forma en la que vivimos nuestra sexualidad donde el campo se diversifica, pensar que solo hay una manera (generalmente la nuestra) en la que se puede uno vincular con el otro es dejar fuera un abanico de posibilidades. Si Nos proponemos rebasar el “mete y saca” del acto sexual nos estaremos abriendo primero a conocer nuestro cuerpo y además a un mundo de satisfacción, placer y múltiples orgasmos.

 

Hoy quiero platicarles del Bondage, la Disciplina, el Sadismo y el Masoquismo (BSDM) o en otras palabras, una perspectiva diferente de vivirnos como seres sexuados, una alternativa de disfrutar y experimentar con nuestros cuerpos, nuestros placeres y nuestras sensaciones.

 

Si usted es uno de los que les interesan notas relacionadas a la sexualidad, habrá leído por ahí un poco de este tema, ahora queremos que se familiaricen más y dejen de lado sus creencias, acomódense a gusto, que esto ya está comenzando: 

 

El BDSM es un conjunto de siglas que buscan sintetizar prácticas que forman parte de la inmensa diversidad que conforma nuestra sexualidad. 

 

En primer lugar la letra “B” hace referencia al Bondage, proviene del inglés y el francés y se refiere a la acción de inmovilizar alguna parte del cuerpo o en su totalidad, a través de amarres (puede ser en cuerpo desnudo o con ropa) para actividades eróticas o sexuales. Todo debe estar consensuado.

 

La letra “D” significa disciplina, el BDSM es una práctica de sumisión y control por lo tanto aquel que es sometido deberá tener una actitud de disciplina. Insisto, estas prácticas deben ser consentidas por ambas partes, incluso si a usted le interesa pero es nuevo en el campo, también hay cursos y talleres impartidos por especialistas dispuestos a ofrecerles un disfrute distinto de su sexualidad.

 

La “S” cómo adelantamos, hace referencia al sadomasoquismo, este se define como el conjunto de prácticas que causan placer a través del dolor corporal o psíquico, estas prácticas pueden ser como el spanking: dar delgadas durante el acto sexual.

 

Finalmente la “M” significa masoquismo el conjunto de prácticas que crean dolor al otro (la pareja) y esto ocasiona placer, en una relación “convencional” es el que lleva las riendas, es el que somete y doblega al otro, es el amo en la relación (el sumiso sería, en este caso, el esclavo). El dolor que uno ejerce (golpes, cachetadas, amarres corporales, humillaciones, asfixia), sobre el otro debe estar siempre en mutuo acuerdo, el masoquista debe estar pendiente en todo momento del bienestar de su pareja. 

 

Este tipo de prácticas son más comunes de lo que nos podríamos imaginar, sin embargo como todo aquello que esta relacionado a la sexualidad, sigue estando velado y “mal visto” por ignorancia o simplemente porque tendemos (siempre) a satanizar todo aquello que no va con nosotros, con eso llamado “normal”. 

 

Las personas que gustan del BDSM generalmente viven en el anonimato, acularan sus gustos y esto puede generar dificultades para relacionarse, aquellos que lo hacen público les va peor, son juzgadas por los estigmas sociales, son tachados de enfermos, con problemas y traumas no resueltos, si el BDSM no va con usted, simple, NO lo practique y más aún NO LO JUZGUE.

 

Estas son otras propuestas de vivir y experimentar nuestra sexualidad, debemos aceptar y respetar la diversidad que cada uno trae consigo, recordemos que nuestra sexualidad esta presente de la cuna  ala tumba y que existen prácticas que pueden o no empatar con nuestras concepciones personales, pero al final del día el respeto a las prácticas ajenas es la paz.

 

Vamos con una de las preguntas que nos llegaron: 

 

Hola Raúl, como estas? te vi hoy en un programa de televisión, soy de Colombia. Mucho gusto, me gustaría saber si te puedo hacer una consulta.

 

El 8 de este mes completo 6 años y 7 meses con mi pareja de los cuales vamos a cumplir 6 años y 5 meses viviendo juntos. Los 2 primeros años todo era maravilloso a partir del 2 año aunque el es muy responsable con las cosas del hogar y me trata bien las cosas en la cama empezaron a cambiar el mermo su  deseo sexual hasta el punto q hoy en día pasan hasta 15, 20 días sin tener relaciones y siempre me toca a mi buscarlo para que hagamos algo. Aparte de eso yo siento q lo hace por cumplir y no porque me desee, sin embargo cuando no estámos en la cama el es cariñoso y el es del trabajo a la casa y de la casa al trabajo. No se que este sucediendo yo he hablado con el y me dice q no sabe q le pasa q a lo mejor es el cansancio del trabajo pero el no trabaja los fines de semana. Que me puedes aconsejar.  Gracias.

 

Agradezco tu confianza, lejos de pensar en recetas milagrosas, optaré por compartirte que la pareja atraviesa por diferentes etapas, el enamoramiento, es quizá, de las más hermosas, ambos se buscan con muchas ganas, ambos siempre van a la cita bien vestidos bueno hasta perfumados, conforme avanza la relación (recordemos que ustedes tienen ya 8 años juntos) los tratos, los compromisos y las atenciones se van modificando, así como nosotros vamos cambiando. No hay porque preocuparnos por eso, es algo inevitable, lo que si podemos hacer es ir adaptándonos a estos cambios, el sexo es una de las primeras cosas que se modifica, la frecuencia no es la misma, te invito a que en un ambiente de tranquilidad y confianza hablen de estos cambios y de cómo les afectan en su día a día, muchas veces escuchamos a parejas de cómo resuelven sus conflictos y cuando nosotros queremos hacer lo mismo el resultado puede ser desastroso, esto es porque cada pareja está conformada de historias diferentes, te propongo ser creativo, proponle cosas nuevas, experimenten tener relaciones en otros espacios, prueben juguetes sexuales, masajes eróticos entre ustedes, existen cremas y lubricantes que producen sensaciones corporales agradables, escápense de fin de semana, vayan a lugares que ambos disfruten, si manteniendo una comunicación afectiva y efectiva no funciona, la tarea será buscar a un terapeuta de pareja.

 

Si este tema es de tu interés o quieres saber más, te invito al teatro a ver nada más y nada menos que “50 sombras de Fer” con Fernanda Tapia en el Teatro Bar “El vicio” (Ubicado en la alcaldía de Coyoacán) que se presenta únicamente en tres funciones viernes 5, 12 y 19 a las 23:45 horas. Es un espectáculo de BDSM completamente en vivo y lleno de intensidad

 

Te voy a regalar un pase doble para este viernes 12 de julio, sólo debes de seguirme en INSTAGRAM: @raulbruno05 y mandarme un mensaje privado en donde digas por qué quieres asistir. Ganará el más creativo. Recuerda es un pase doble.

 

 

No olviden escribirnos a: pedagogiaysexualidadrb@gmail.com o a las redes de mi querida Fer.

 

Nos leemos en otra sección de #sexualizate