Cuando tratamos de definir qué es el amor, nos resulta complicado, pues se trata de ponerle nombre a una serie de reacciones que le pasan a nuestro cuerpo y que atentan contra nuestra estabilidad emocional (si es que tenemos).

Aprender a amar debiera ser una asignatura obligada en nuestra formación, es un asunto pendiente que lejos de debatir si se enseña en casa o en la escuela creo que debería de ser un binomio, en ambos espacios debemos enseñar a los más pequeños la importancia del amor propio, desde el seno familiar, en los primeros años de la infancia, el cariño y la compañía (que no se mide en cantidad sino en calidad) son fundamentales para el pilar donde estaremos sostenidos por el resto de nuestras vidas, desde niño nos han enseñado que en los hombres los sentimientos deben ocultarse y/o reprimirse, en cambio con las mujeres la regla es que son justo los sentimientos una característica femenina, hoy sabemos que no funcionamos así.

 

Seguir educando así a nuestros (bueno, sus) hijos, provoca entre otras cosas hacer adultos infelices carentes de sensibilidad y empatía, con una educación estandarizada y tradicional los hombres crecen incapaces de vincularse emocionalmente con sus parejas, creen que contribuir en labores de la casa es “ayudar a su mujer” y no señores ni es “su mujer” las personas no les pertenecemos a las personas y tampoco “ayudan en la casa” esa esa su labor, cambiemos el discurso.

 

A las mujeres en cambio, bajo este modelo de educación, hacemos que crezcan pensándose débiles, abnegadas y sumisas, mi madre decía “es la Cruz que me tocó cargar” cuando algo doloroso le pasaba, no mamita, las personas venimos al mundo a hacerlo menos feo, menos triste, más soleado y con muchas sonrisas, las personas venimos al mundo a ser felices, he ahi el secreto de la vida, sé que desde el cielo puedes escuchar estas líneas que te leo en silencio, hoy la sociedad demanda mujeres fuertes, independientes y solidarias (sororidad por amor de Dios).

 

Señor, señora, chavo y chava, abuelos, familia, enseñemos a los nuestros que no somos objetos que pertenecemos a otros, a la única persona a la que le pertenezco es a mi mismo, enseñemos a los nuestros que nuestra formación profesional no es para ganar más o para ser alguien en la vida, señores nosotros ya somos alguien, por cierto alguien valioso y muy importante.

 

Enseñemos con el ejemplo, y si no somos buenos poniéndonos de ejemplo entonces no lo hagamos, no sé vale que nuestros niños quieran ser como sus padres si estos son alcohólicos, prejuiciosos, machistas, misóginos, y tantas otras características que si revisamos debajo del almohada vamos sumando a la lista.

 

Enseñemos a nuestra mujeres lo hermosas que son, díganselos, repítanselos, derrumbemos con ella el gran mito de la virginidad, de que son valiosas sólo una vez, enseñémosles a que la única persona que puede decidir sobre su cuerpo son ellas mismas, enseñémoslas a decir NO.

 

Enseñemos a nuestros hombres a qué llorar se vale, amar también, enseñémosles que ni a las mujeres ni a ninguna otra persona se le debe tratar menos, a que no son objetos sexuales y sobre todo a qué ellas son tan valiosas como ellos.

 

De esta forma podemos contribuir a que las personas no mueran creyendo que es por amor, no y pongámoslo en mayúsculas NO! el amor no mata, ideas falsas de amores románticos, si, ideas de amores eternos o para toda la vida en donde tenemos que aguantar, soportar, sufrir tratos violentos, vivimos momentos donde el suicidio está resultando una puerta falsa (respetando diferentes perspectivas) que utilizan muchos jóvenes al verse solos frente a rupturas amorosas.

Para llegar al cierre… La vida es una, a vecesvivimos momentos donde el suicidio está resultando una puerta falsa (respetando diferentes perspectivas) que utilizan muchos jóvenes al verse solos frente a rupturas amorosas. corta, a veces dolorosa, a veces con sonrisas y grandes logros, pero recuerde usted querid@ lector/a, la vida se nos escapa de a poquito todos los días, vaya y abrace y bese y ame sin importar el color, la orientación, es más sin importar si están distanciados, perdónense.

 

Los espero la siguiente semana en otro viernes de #Sexualízate, recuerden que además de bombardear en sus redes a mi Fer con sus preguntas también pueden mandarlas a: pedagogiaysexualidadrb@gmail.com

 

Acá las respuestas de la semana:

 

Oye ¿los fetichismos son malos?

 

Nada es totalmente bueno o totalmente malo, es cuestión de perspectivas, se valen los fetiches si estos no implican violar la intimidad de los demás, si es en pareja también se valen, siempre que estén de acuerdo ambos.

 

Hola Raúl, soy gay y hace tiempo que terminé con mi pareja. Todavía nos hemos visto y hemos tenido sexo sin problema, pero cuando he intentado estar con alguien más a la hora de ponerme el condón se me baja la erección y ya no logro volver a recuperarla. Espero me puedas ayudar para poder resolver está situación que me es muy frustrante.

 

Agradezco tu confianza, lo que te sugiero es que acudas a terapia, los especialistas de disfunciones de la vida erótica con gusto podrán ayudarte, esta disfunción es frecuente y su solución es sencilla y muy eficaz, tu terapeuta podrá brindarte el espacio para que expreses que es justo lo que sucede en el momento que estás con alguien más, el te recomendará algunos ejercicios para que hagas tu solo y otros para que los hagas en compañía de tu pareja en ese momento, por lo pronto yo recomendaría que durante tus próximos encuentros sexuales lo hagas en un espacio de confianza para ti, tengas en todo momento presente el control de tu respiración y estés lo más relajado posible, trata de ubicar tus pensamientos en el momento que estás viviendo, ojalá te sirva.

Si necesitas recomendación de terapeutas con gusto puedo brindártelas.

 

No es pregunta pero creo este comentario nos puede invitar a la reflexión:

 

Hace varias años pase por esta situación (decidí interrumpir mi embarazo) y duele el hablarlo porque eres juzgada aún sin saber porque lo hiciste, yo por fortuna recibí ayuda psicológica y apoyo de mi familia, pero conozco casos en que realmente viven el aborto en silencio. Tus publicaciones me ayudan mucho 💛

 

Más que el mensaje de agradecimiento (el cual me llevo en el corazón) comparto este mensaje para que reflexionemos que las mujeres que abortan son vulneradas desde muchas trincheras, juzgadas y menospreciadas, señoras y señores que se oponen al aborto ¡ya siéntense!

Gritemos y marchemos a favor de la vida… Si, la vida de la mujeres que deciden sobre su cuerpo, hagámosles menos discriminante el mundo, trabajemos para salvar sus vidas con leyes que las protejan, donde no sean cuestionadas con morales falsas, se llama empatía, con una palabra de apoyo, un abrazo, es más, simplemente sin juzgarlas.