Apegarse a la sana distancia marcará la diferencia ante la pandemia

81

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La población debe tomar en serio y apegarse a la sana distancia –1.5 metros entre cada persona– porque esta medida marcará la diferencia en la estrategia de México para enfrentar la pandemia del COVID-19, en relación con lo que sucede en otros países, advirtió la doctora Frida Rivera Buendía, académica de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Sin duda es una decisión efectiva a la cual hay que dar mayor difusión y que la gente debe cumplir, así como las disposiciones para una higiene estricta, porque “está en nuestras manos cambiar el comportamiento de la pandemia, al menos en nuestro país”, declaró la académica del Departamento de Atención a la Salud de la Unidad Xochimilco.

El gobierno mexicano ha insistido en la recomendación de observar una distancia de 1.5 metros entre una persona y otra, así como el distanciamiento social, que como tal consiste en permanecer en casa y no acudir a lugares conglomerados ni a reuniones donde “no podamos mantener esa sana distancia”.

Esto no es nuevo en la ya vigente Fase Dos y ha sido aplicado en otros países con un funcionamiento efectivo en Corea del Sur, por ejemplo, donde la gente se apegó a dichas medidas y los brotes epidémicos no han resultado tan caóticos, a diferencia del proceso en Italia, cuya población no hizo caso y se detonó un gran número de contagios.

La instrucción es no salir de casa, a menos que sea necesario, para evitar concentraciones y extremar acciones de limpieza al llegar al hogar, con el fin de proteger a los adultos mayores y a quienes padezcan enfermedades crónico-degenerativas: diabetes, hipertensión, oncológicas y renales o aquellos sometidos a tratamientos inmunodepresores.

Cuando los miembros de este sector presenten cuadros graves de la enfermedad: fiebre, tos, malestar general y dificultad para respirar deberán buscar atención médica inmediata, pues se recomienda que junto con los adultos mayores permanezcan en confinamiento y que el resto de la familia se lave las manos, se quite los zapatos y de ser posible se cambie la ropa al volver.

Al menor síntoma de resfriado, tos, fiebre, malestar general o dificultad para respirar se deberá evitar el contacto con los mayores de 60 años y niños, aun estando en la misma casa, ya que la prevención “no es sólo responsabilidad del gobierno, sino nuestra”, por lo que es de suma importancia “seguir las indicaciones que nos han dado” y tomarlas en serio para disminuir la propagación del virus.

La doctora Rivera Buendía recomendó no estar preocupados por el trabajo, porque los derechos laborales están garantizados y la gente podrá quedarse en su domicilio, a menos que su presencia sea estrictamente necesaria.

Información: Boletín UAM