Kanghua Ren, un youtuber que ya acumulaba poco más de un millón de seguidores, terminó en la corte después de que le hiciera una broma pesada a un vagabundo que pedía limosna afuera de un supermercado en España. El joven de 20 años, en su sección “retos” salió a las calles a “ayudar a personas necesitadas”.

Gheorge L. pedía limosna afuera de un supermercado y le tocó ser victima de la broma de ReSet (como se llama su canal de YouYube), le dio 20 euros y un paquete de galletas Oreo (previamente rellenadas con pasta dental), todo esto quedó documentando en un vídeo que subió a su canal y en el que comentó “A lo mejor me habré pasado un poco, pero mira el lado positivo: esto le ayudará a limpiarse los dientes. Creo que no se los limpia desde que se volvió pobre”.

Al recibir miles de comentarios negativos en su vídeo, decidió entregarle 300 euros al “vagabundo” como se ha referido a Gheroge en todo el proceso, también le ofreció dormir con él una noche, quedarse en la calle pero su plan se frustró debido a que una empleada del supermercado se había dado cuenta de la broma y dio parte a la Guardia Nacional que acudió al lugar.

Entre otras bromas pesadas ha ofrecido bocadillos con excremento de gato a niñxs y personas de la tercera edad.

El proceso que actualmente lleva ReSet sobre los limites del humor, ha sido impulsado por el fiscal de delitos de odio de Barcelona, Miguel Ángel Aguilar. La sentencia podría llegar a dos años de cárcel y una indemnización para Gheorge de 30,000 euros.

Google pagó 2,180 euros a ReSet por el vídeo de esta broma.