Yihadistas decapitan y desmiembran a 50 aldeanos en un campo de fútbol de Mozambique

580

La masacre duró tres días, partes de los cuerpos fueron enviadas a sus familias para su entierro

Un campo de fútbol en la aldea de Muatide, en Mozambique, se convirtió en el escenario de un despilfarro de brutalidad por parte de grupos islamistas, que a lo largo de tres días, comenzando el viernes de la semana pasada, decapitaron a 50 personas, desmembraron sus cuerpos, quemaron sus casas y raptaron a varias mujeres. La prensa local lo llamó sin titubeos un ataque del Estado Islámico (EI) y el gobierno de Mozambique solicitó ayuda a la Unión Europea para detener la ola de violencia yihadista. 

La región de Cabo Delgado en la costa noreste de Mozambique, donde está la aldea en que ocurrieron los hechos, tiene estos conflictos porque es una zona rica en gas y rubíes, pero también es rica en jóvenes inconformes con la situación de pobreza extrema que enfrentan a pesar de su trabajo en este lugar, y dicho descontento es aprovechado por los yihadistas, que enlistan en sus filas a estos adolescentes enervados con su sociedad y los conglomeran en contra de un enemigo común, con la promesa de que sus esfuerzos bélicos, ( o mejor dicho terroristas),  repercutirán en un país con mejores condiciones, que los tome en cuenta y no sea explotado por potencias europeas; en este caso, ese enemigo común que necesita ISIS para fundamentar su violencia, sería especialmente Francia, debido al resentimiento histórico por su pasado colonizador. Lo mismo hizo Benito Mussolini cuando aprovechando el enojo y la inconformidad político-económica de los jóvenes de Italia, los conglomeró para un golpe de estado en el Vaticano y los convirtió en los famosos “camisas negras”, Hitler hizo lo propio con los “camisas marrones”.

Los yihadistas, de acuerdo con prensa local, secuestraron numerosas mujeres de la aldea de Nanjaba, mientras gritaban la conocida consigna “Alá es el más grande” (Allahu Akbar). Las casas de los habitantes fueron reducidas a cenizas y una ráfaga de disparos hacia el aire completaba el terrorífico espectáculo que brindaron durante todo un fin de semana miembros del estado islámico. 

Se han registrado desde 2017, un total de 2 mil muertos a manos del EI, y 430 mil han sido despojados de sus viviendas. La violencia que generan estos grupos radicales ha hecho reaccionar a Europa, ya que Grecia, al igual que Austria, se ha aliado con Francia para trabajar con diplomacia e inteligencia con el fin de detener la violencia y el terrorismo que está generando el Islam. Se espera que Grecia y Francia registren la presencia de posibles yihadistas en Marruecos, Túnez y Argelia. Se calcula que hay aproximadamente 600 solamente en Grecia.

Testimonios de habitantes de la aldea de Muatide, confirmaron que a lo largo del campo de fútbol se esparcían partes descuartizadas de varios jóvenes, casi todos hombres jóvenes. El gobierno de Mozambique ha solicitado apoyo para frenar esta ola de violencia y entrenamiento para sus fuerzas militares; sin embargo, también se ha reportado por personas de la región que se dan arrestos arbitrarios, abusos de autoridad y violencia por parte de las fuerzas que deberían protegerlos. 

Las caricaturas de Mahoma publicadas por la revista Charlie Hebdo, en su momento, en 2015, terminaron desembocando en un ataque terrorista, este año, por haberlas reeditado, la publicación francesa ha sido objeto de amenazas anónimas, lo mismo para la Torre Eiffel y el Arco del Triunfo. Esta masacre ocurrida el fin de semana podría ser un mensaje para Europa, y su reacción no se ha dilatado en absoluto. El conflicto involucra a cada vez más naciones, que se vuelven blancos potenciales para ataques terroristas de ISIS.

Con información de J. Augusto Peña