Los últimos días, las agresiones sexuales contra mujeres donde los victimarios han sido policías, han provocado indignación en la sociedad que se ha movilizado para exigir justicia, y no es para menos.

El pasado 3 de agosto, en la alcaldía de Azcapotzalco, una joven de 17 años, presuntamente fue violada por cuatro elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

De acuerdo con la joven, ella y cuatro amigos más viajaron abordo de un vehículo de la app Uber, y la dejaron a dos calles de su casa (como se puede ver en un vídeo que circula), por lo que comenzó a caminar sobre la calle Nopatitla.

La versión de la joven señaló que una patrulla se le acercó, por lo que ella, con miedo, tocó el timbre de una casa simulando que era la suya, pero los patrulleros no se fueron y se ofrecieron a llevarla pero ella se negó y la obligaron a subir a la unidad donde los cuatro hombres habrían abusado sexualmente de ella.

Ahora, circula otra versión de los hechos, según vídeos difundidos en una televisora, dos cámaras particulares captaron el momento en el que la joven efectivamente baja del auto y comienza a caminar, pero más adelante, se detiene en un domicilio (no se puede ver qué hace pues la visión es tapada por un poste), y tres minutos más tarde reaparece a cuadro.

En los vídeos difundidos, hay un desface en la hora pues según la explicación de la televisora, se debe a la programación que cada persona tiene en su cámara, pues son particulares, no del C-5.

Después, la joven vuelve al domicilio, y minutos más tarde pasan dos patrullas, de las cuales, una se echa en reversa, y de la unidad descienden dos elementos de la SSC.

Dos minutos después llegan un par de patrullas más y una pick up (el reloj marca 02:25 am). Diez minutos más tarde, ya estaban en el lugar cuatro paramédicos que la escoltaron a la ambulancia. ¡Qué rapidez!

Según las autoridades, la dueña del domicilio llamó al 911 después de que la joven tocara el timbre y gritara en la puerta.

A las 03:21 am la joven habría sido trasladada al Ministerio Público abordo de la ambulancia.

La información de Periodismo a toda prueba, destaca que la joven no habló de violación con los policías hasta que llegó su madre al lugar donde al decirle que había sido violada por “los policías”, su mamá tajantemente respondió “No te creo”, a lo que la menor respondió “Tú nunca me crees”.

“Los examenes toxicológicos de la joven arrojaron positivo en Cocaína, Marihuana y LSD”

La contradicción que existe en el horario que marcan las cámaras de seguridad causa ambigüedad en el caso. Usuarios de redes sociales han tachado esto como una estrategia para revictimizar a la joven, pues hoy, la procuradora de la CDMX, anunció que las pruebas genéticas se perdieron debido a que no se siguieron los protocolos adecuadamente.

Nos mantendremos informadas