VÍDEO | Pianista reconforta con su música a elefantes maltratados en Tailandia

66

El pianista británico Paul Barton ayuda con su música a elefantes torturados que fueron rescatados en un centro de rehabilitación llamado Elephants World en Kanchanaburi, Tailandia. Según Barton, la música rehabilita y relaja a estos animales.

“La primera vez que toqué el piano ahí, un elefante ciego llamado Pla Ra escuchó a Beethoven por primera vez y dejó de comer; se detuvo y escuchó la música con la hierba en su boca. Así que volví a Elephants World después de ese día y me quedé por largos periodos”, relató Barton.

La organización Elephants World se fundó en 2008 cuando el veterinario Dr. Samart y su esposa Khun Fon, dieron refugio y comida a un pequeño grupo de elefantes maltratados, víctimas de los centros turísticos del país. A lo largo de todo el continente asiático los elefantes son utilizados en beneficio de la industria turística.

En Tailandia (donde más de 4,000 individuos están en cautiverio) son separados de sus madres desde muy pequeños y soportan deplorables condiciones a lo largo de toda su vida: son domesticados a la fuerza o vendidos a centros turísticos que se hacen llamar ‘santuarios’ para atraer al turismo extranjero donde los someten a largas jornadas de trabajo.

Están obligados a soportar un duro entrenamiento para obedecer al mahout (adiestrador) y es común el uso de herramientas como el ‘gancho de toro’ (empleado para pinchar zonas sensibles), métodos como ‘el aplastamiento’ (que implica restricciones físicas con cuerdas o cadenas), la retención de alimentos y de agua.

Así los paquidermos pierden cualquier resistencia al control humano y pueden ‘interactuar’ con los turistas que están ansiosos por bañarse con ellos, darles de comer, subir a sus lomos para dar un paseo y verlos pintar cuadros para finalmente comprar esas pinturas hasta por 150 dólares (según información de National Geographic).

De los 220 parques de elefantes registrados en el país “sólo una decena garantizan condiciones de vida satisfactorias”, según World Animal Protection. Es importante que los turistas visiten santuarios que sí protejan a los animales, como es el caso de Elephants World y eviten lugares donde los mantienen cautivos y ofrecen interacciones directas con ellos.

Con información de Magaly Montoya.