El 21 de julio, el parapentista Sergei Bezruchenok tuvo el peor accidente de sj vida: el paracaidas no abrió. Pese a sus intentos por arreglarlo mientras caía cientos de metros, el hombre se impactó contra un arbol y después cayó al suelo.

Sergei permaneció dos semanas en el hospital, completamente en estado de coma, hasta que el 11 de agosto desgraciadamente falleció.