¿Alguna vez te has preguntado a qué se debe que la arena en Cancún sea tan distinta a la de otras playas?, ¿por qué se conserva fría aun estando expuesta al sol?, ¿por qué es tan blanca y finita? Todas estas preguntas tienen una sencilla respuesta. Si bien la arena de las playas se origina gracias a diferentes procesos naturales, como la degradación de fragmentos de conchas con la intensa acción del oleaje, en esta ocasión la arena blanca de Cancún es producida en su gran mayoría (un 70%) gracias a un pez. El pez loro es una especie marina que habita en los arrecifes tropicales de todo el mundo. Algunas especies de este pez pueden ser muy longevas y pueden llegar a vivir hasta 20 años. Se alimenta de las algas adheridas al coral, por lo que traga y tritura con sus muelas trozos de coral, y luego hace fina arena blanca como popó. Sí, el coral que consume a través de su pico (por eso se llama pez loro, ya que tiene un pico que se asemeja bastante al de las aves) lo tritura, pasa por su sistema digestivo y luego lo expulsa.

Un solo pez loro puede llegar a producir hasta 100 kg de arena en un año. ¡Qué loco!

Pero este maravilloso pez no sólo produce arena, también es el encargado de la limpieza de los corales, ya que en zonas marinas en donde no habitan muchos herbívoros, las algas crecen de sobremanera en los corales y pueden llegar a asfixiarlos.

 

Con información de Ximena Delgado