Una bloguera de China, intentó comerse un pulpo vivo para uno de sus vídeos y vaya que se hizo viral pues el animal, en un instinto natural de supervivencia, quedó adherido a la cara de la joven. Era casi imposible quitárselo.

Al final, no le salió bien, y tuvo ligeras lesiones en la cara.