Por Ximena Delgado

Después de 24 años de transmisión en televisión, el desfile de los “ángeles” se canceló este año debido a los altos estándares de belleza que imponía. Victoria’s Secret, marca de lencería, que durante años se colocó a la cabeza en la industria de moda en dicha rama, se encuentra reformulando su visión de la belleza. Años atrás, la transmisión de su desfile alcanzaba hasta los 10 millones de espectadores, sin embargo, en los últimos años sólo los 3 millones fueron su máximo.
En una época en la que la sociedad trata de luchar contra el body shaming, un Victoria’s Secret que presenta modelos con cuerpos esculturales debido a extenuantes rutinas de ejercicio poco a poco pierde cabida, lo que se reduce a pérdidas en sus ventas. Por ello, buscará replantearse y ser más incluyente, abarcando otras plataformas e incluyendo modelos de diferentes tallas para que el espectáculo siga en pie. Quien confirmó la noticia de la cancelación del evento fue la modelo Shanina Shayk, quien ha participado en la pasarela en cinco ocasiones.