Trabajadoras sexuales se unen al paro #UnDíaSinNosotras

118

Por Andrea Yarith

Trabajadoras sexuales en el estado de Puebla se unieron al paro nacional #UnDíaSinNosotras, para exigir respeto, hacer visible su oficio, y porque al igual que todas las mujeres, están cansadas y asustadas de la violencia y los feminicidios que ocurren en el país.

A Través de una entrevista para El Sol de Puebla, María de Lourdes Hernández, representante legal de la organización Unificación de Sexoservidoras del Estado de Puebla, dio a conocer su postura como sexoservidora  y su opinión respecto al feminismo.

“Nos vamos a unir porque somos mujeres y no por ser prostitutas quiere decir que no tengamos valor. Nos queremos y nos amamos como mujeres, este trabajo de ser sexoservidora es por muchas razones, porque tenemos que ayudar a nuestros hijos, a nuestra familia y también en ocasiones porque les gusta este trabajo. Acompañaremos a las feministas, y nos uniremos para que el gobierno también vea que aquí estamos”, declaró en la entrevista.

De igual manera, añadió que el paro logrará que la profesión que ejercen ella y sus compañeras sea visible, pues a pesar del estigma social, es una profesión que necesita ser vista y reconocida. Agregó que las mismas autoridades las consideran  “un cero a la izquierda” y están hartas de eso, ya que ellas también tienen derechos y por tal motivo deben ser respetadas.

A la entrevista se unió Cony, una mujer que de igual manera trabaja como sexoservidora y apoya al paro, pues está segura que es momento de que las mujeres levanten la voz y exijan a las autoridades que detengan los  feminicidios que se han registrado en últimos mese y que tomen medidas para poner un alto al acoso, así como hostigamiento sexual.

“Nos vamos unir porque necesitamos respeto y que nos valoren como mujeres. Nos unimos para que ya no nos lastimen, humillen o sometan, ¿por qué lastimarnos cuando somos dadoras de vida?, ¿por qué los hombres nos maltratan cuando vinieron del vientre de una mujer? Entonces ya es momento de decir basta”, declaró Cony.

 “Estoy muy molesta, no entiendo porque hay tanta agresividad en contra de nosotras, de nuestro género. Creo que las protestas a muchas personas no les gustan, ofenden a nuestras amigas las feministas, pero no saben ni siquiera qué significa feminismo, cuando ellas buscan equidad”, dijo.

De igual manera,  asegura que su trabajo no le quita su valor como mujer y aunque no tiene un título “de escuela de prostitución”,  también debe ser respetada como una doctora, ingeniera o abogada.

“Nací mujer porque Dios así lo decidió y con orgullo lo sacó a flote, debo de ser valorada y respetada, no puedo ser ofendida por lo que hago. El ser sexoservidora no puede quitarme mi valor y no le da permiso a nadie de humillarme u ofenderme. Este es un trabajo como todos”, puntualizó.

Aseguró que nunca ha vivido una situación en donde se haya sentido insegura con algún cliente; sin embargo,  reconoció que la situación para las prostitutas ya es complicada y teme que las autoridades no han algo al respecto.

“Jamás he sido abusada o sometida por ningún hombre, nunca lo he permitido (…) hay que enseñar a los hijos a no ser machistas y a respetar, que debe de existir equidad y ante todo aprender a respetar a todas las personas”, concluyó.