Por Ximena Delgado

A las instalaciones de la Cámara de Diputados llegó un peculiar integrante, se trata de un cachorro pastor belga malinois de tan sólo un año y tres meses. Su nombre es Thor y también es conocido como “Canelo”. El joven Thor se encuentra en entrenamiento para formar parte de la Unidad Canina del recinto legislativo. Dicha unidad cuenta con binomios especializados en la detección de sustancias y artefactos explosivos. Se encarga de velar por la seguridad de sus trabajadores y de los visitantes.

 

 

La llegada del can a su “nueva casa” se dio luego de un proceso de adjudicación directa. Para ello, primero se realizó una convocatoria a empresas y particulares. Posteriormente, se llevó a cabo una evaluación de cinco ejemplares que fueron elegidos según la información proporcionada (cotización y características del perro). En el proceso de evaluación se aseguraron de que los perros no tuvieran miedo de reconocer los aromas, el tiempo que tardaban en identificarlos, así
como también, que el canino en evaluación fuera tanto sociable como tranquilo. La encargada de la elección final fue la Dirección de Resguardo y Seguridad. Finalmente, se eligió a Canelo y se pagaron 107 mil 880 pesos por él, según datos que proporcionó la Plataforma Nacional de Transparencia.

Thor se unirá a sus compañeros luego de que complete su entrenamiento. Su nueva familia está conformada por Jako, Mairo y Óscar, otros tres pastores belga, así como por Lucas, un golden retriever, y Blakie, un labrador negro, miembros de la Unidad Canina.