¿Te has preguntado “por qué los elevadores tienen espejos”?

138

Por Ximena Delgado

Ya sea porque vivas en un edificio con varios departamentos, porque trabajas en una oficina en un tercero, quinto o décimo piso (o el que sea), o simplemente, porque te gusta ir a plazas comerciales, de seguro en esta semana te subiste a algún elevador o ascensor, ese sistema de transporte vertical para trasladarnos de un nivel a otro que ya forman parte de nuestra vida cotidiana. Pero, ¿alguna vez te has preguntado por qué los elevadores tienen espejos? Si no había pasado esa pregunta por tu mente, de todas formas aquí te dejo algunas respuestas.

Por cuestiones de seguridad:

La principal razón de que haya espejos en los elevadores es para que las personas puedan ver lo que los demás hacen a su alrededor en un espacio tan pequeño. El hecho que puedas estar pendiente de tu compañero de elevador te permite anticiparse en caso de que te quieran asaltar. Otra razón, es que los espejos les permiten a las personas en sillas de ruedas desplazarse con mayor facilidad y comodidad, ya que al estar sentados y en un lugar tan reducido, necesitan de una ayuda extra para moverse con libertad y los espejos son un gran apoyo para ellos.

Porque resultan un alivio para las personas claustrofóbicas:

Entre el 6% y el 8% de la población padece de claustrofobia, es decir, estas personas se sienten incómodas al estar en espacios reducidos y pueden llegar a experimentar sudoración, mareos, taquicardia, ansiedad y pánico. Los espejos en los elevadores dan la ilusión óptica de que el espacio es más grande, así las personas con claustrofobia no sufren tanto.

Porque sirven de distracción:

Los espejos en los ascensores pueden servir como una distracción discreta. Por ejemplo, si vas a un edificio enorme y tienes que ir hasta el piso 20 o algo así, el espejo servirá como un pequeño distractor en tu camino hacia tu destino para que el trayecto sea más ameno.