Por Paulina García M.

De vez en cuando despierto con el corazón acelerado, la respiración agitada y una excitación que lentamente se va dispersando, es entonces cuando soy consciente de que acabo de tener un orgasmo mientras dormía. 

Aunque no todos los sueños eróticos terminan con un final feliz, muchos de ellos sí. De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Kinsey, el 37% de las mujeres ha experimentado el llamado “orgasmo de sueño o nocturno”, desde su adolescencia hasta los 50 años, así lo asegura el artículo electrónico Clímax Onírico.

Si tú aún no has experimentado el placer de llegar al clímax en sueños, no te preocupes, según una investigación realizada en Hong Kong por la Universidad Shue Yan, estos son algunos tips que los propiciarán:

  • El primer punto es haber tenido una racha de días sin orgasmos, esto provocará que mientras duermas tu inconsciente comience a crear escenas sexuales. Tener encuentros insatisfactorios también puede provocar este tipo de sueños.
  • Se recomiendo dormir boca abajo, ya que en esta postura nuestro aliento se contraerá, además de que existe una mayor estimulación genital. De igual forma, encontrarnos agotados al irnos a dormir ayudará.
  • El último punto es tener pensamientos eróticos antes de irnos a la cama.

Así que, ahora ya sabes qué hacer para tener un orgasmo nocturno, el cual, lo sentirás con la misma intensidad que si estuvieras despierto.