Sin una vacuna contra el COVID-19 permanecerán las medidas básicas de protección

81

Mientras no exista una vacuna que proteja a las personas del contagio de COVID-19 “tendremos que adaptarnos a la nueva normalidad,” manteniendo el distanciamiento social, el lavado de manos frecuente, el uso de cubrebocas y sin acudir a eventos masivos, entre otras medidas de preventivas, coincidieron los doctores Rafael Bojalil Para y Francisco Oliva Sánchez.

Los investigadores del Departamento de Atención a la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana participaron en el programa UAM, Responsabilidad social frente al COVID-19, transmitido por UAM Radio 94.1 FM.

El doctor Bojalil Parra, especialista en biomédica básica, dijo que esta no es la primera ni será la última pandemia, sino que habrá otras más en adelante, pero “eventualmente vamos a regresar a lo que conocíamos, pues esto no va a durar para siempre”, sin embargo, en tanto no haya tratamientos eficaces y accesibles para toda la población, tomando en cuenta que una vacuna contra el SARS CoV-2 implica varias fases, así será “nuestra realidad y habrá que adaptarnos a ella”.


TE PUEDE INTERESARLa respuesta inmune en COVID-19: ¿aliada o enemiga?


El doctor Oliva Sánchez afirmó que se trata de “una regresión gradual a lo que teníamos” en dos vertientes: respecto de las actividades, vigilando el comportamiento de la enfermedad y la reafirmación por parte de la gente de los hábitos en la vida cotidiana futura y, por otro lado, en cuanto al apoyo a la labor científica que genere inmunizaciones y medicamentos adecuados para la atención del coronavirus.

La empresa Astra Zéneca sorprendió al señalar que una vacuna que se desarrolla en la Universidad de Oxford estaría lista en septiembre, pero “creo que están haciendo cuentas alegres, ya que apenas van a empezar a probarla con voluntarios, quienes tendrán que salir a la comunidad y verificar si están o no protegidos”.

Falta ver si estará disponible a nivel global, porque con seguridad eso sucederá primero en Gran Bretaña y después en aquellos países que la puedan pagar, por lo que “esto todavía va para largo y, en el caso de México, es necesario seguir aplicando las medidas de distanciamiento e higiene, sin pensar” que en cuatro meses se contará con ese producto, advirtió.

El tiempo que lleve el desarrollo del fármaco dependerá de qué tanto se invierta en ciencia y qué celeridad se dé al asunto, y “no me atrevería a dar una fecha específica, pero llevará por lo menos más de seis meses”, agregó en la emisión conducida por la licenciada Sandra Licona, directora de Comunicación Social de la UAM, y Carlos Urbano Gámiz.

La inversión oficial en salud deberá ser transversal y transexenal, de manera que traspase todos los periodos de tiempo políticos en México, porque es así como una nación se fortalece, además de que en algún momento “todos vamos a entrar en contacto con el COVID-19”, pero la idea es que haya oportunidad para recibir un servicio gradual hospitalario, sobre todo en los cuadros graves.

El gobierno tendrá que implementar encuestas seroepidemiológicas, es decir, estudios en los que con una prueba serológica de anticuerpos se rastree cuántos enfermaron, porque hay asintomáticos y sólo así “podríamos establecer las secuelas de un rebrote”.

El doctor Bojalil Parra sostuvo que aun con rebrote, lo cierto es que “tenemos que abrir ciertos sectores comerciales para evitar el colapso, ya no en términos de la salud, sino económicos”, aunque el confinamiento podría ser selectivo “y la única manera de hacerlo es aplicando pruebas masivas” para conocer quién esté contagiado y aislarlo, así como a sus contactos y a quienes pueden seguir con sus actividades”, ya que de otro modo “nos tendríamos que encerrar todos, lo que tampoco es conveniente desde el punto de vista social”.

También es necesario robustecer la inversión en indagación y en los sistemas de salud, de manera que la infraestructura y el alcance sea para todos, así como impulsar los mecanismos de alerta epidemiológica, porque no es la última pandemia que “tendremos, sin la menor duda”.

La ciencia “nos da la respuesta a problemas como éste, pero lamentablemente en países como el nuestro se ha tendido a desdeñarla de un tiempo para acá”, concluyó.

El programa de la radiodifusora de la UAM, que en esta edición presentó el tema Regreso a la nueva normalidad, es transmitido todos los miércoles, a las 12:00 horas, con la intervención de expertos de todas las unidades universitarias para ahondar en asuntos.

Información: Boletín UAM.