En una transmisión en vivo ocurrió un desafortunado error, y es que la encargada de redes sociales tal vez no se dio cuenta (porque dudo que haya sido a propósito) que el live tenía un filtro activado y el gobernador tenía orejitas, naricita y bigotitos de gato.

La responsable fue despedida, se informó a través de un comunicado.