Recordemos que a principios de año, Monterrey presentó alta contaminación en el aire debido a que muchas familias decidieron festejar año nuevo con una carnita asada.

Muchos usuarios hacían burla y no creían que esto fuera posible. Pero admitamos que desde que salió el “Se va a hacer o no se va a hacer la carnita asada”, han aumentado las reuniones donde efectivamente, se hace la carnita asada.

Pero después de varios estudios, se ha confirmado que una carne asada emite más gases tóxicos que un auto. La Universidad de Texas llevó a cabo una investigación donde descubrieron que una carnita asada emite partículas PM2.5 (las que llenaron el Valle de México la semana pasada y se activó la Contingencia Ambiental Extraordinaria), estas partículas viajan por el flujo sanguíneo y se quedan en hígado, cerebro, corazón y pulmones.

El nivel de las partículas llegó a los 200 microgramos por metro cúbico, lo que es muy preocupante, pues la Organización Mundial de la Salud (OMS) menciona que lo mejor es mantener el nivel por debajo de los 10 microgramos por metro cúbico. O sea que cuidado con hacer carnita asada tan seguido. Pues la presencia de estas partículas duran aproximadamente una hora en el ambiente.

Y ya ni le digo del tostador de pan, que suelta más partículas tóxicas que a las que nos exponemos por un lugar transcurrido por muchos autos.

Con información de El Universal.