Rosario Robles declara que el dinero de la Estafa maestra fue usado en campañas del PRI

145

Señala a Luis Videgaray Caso como principal responsable

Rosario Robles Berlanga, ex secretaria de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), declaró que los recursos que fueron desviados en la denominada “Estafa maestra” se destinaron a en total cuatro campañas del PRI durante el periodo que va del 2012 al 2018.

La primera de las campañas a las que se refiere Rosario, fue la presidencial de Enrique Peña Nieto, en 2012. Siguió la intermedia del PRI en 2015, la del Estado de México en 2017, que terminaron ganando, y la campaña presidencial de José Antonio Meade en 2018.

A Rosario Robles se le acusa de haber desviado en total 5 mil millones de pesos durante la administración pasada, enfrentaría al menos 40 años de cárcel sin derecho a fianza, o una condena que la mantendría de por vida en la cárcel si se demostrara que dinero fue destinado a tratos con el crimen organizado.

Lleva casi un año y medio en el penal de Santa Martha Acatitla, desde donde declaró que trabajará con la Fiscalía General de la República como testigo colaborador brindando información que demuestre que la Estafa maestra fue orquestada por el ex Secretario de Hacienda Luis Videgaray Caso. A cambio de dicha información quiere su libertad.

El abogado de Rosario, compartió para los medios que su cliente piensa señalar solamente a Luis Videgaray como culpable, deslindando al ex presidente Enrique Peña Nieto del desvío de recursos.

Así lo refirió “los datos de prueba van a manejarse en conjunto con la Fiscalía General de la República de acuerdo a la información que la misma dependencia solicite, en vía de los mismos procesos que tiene, pero lo importante es que todo a partir de hoy va ir directo a Luis Videgaray Caso”.

Rosario ha dicho que se percata de cómo le han dado un trato diferente por ser mujer, y considera que merece su libertad sobre todo porque ella no se quedó “ni un sólo peso” del dinero desviado.

Con información de Jorge  Augusto Peña