Cora Cecilia Pinedo Alonso, senadora de la república por el estado de Nayarit, impulsa una iniciativa para regular el uso de cáñamo industrial derivado de la cannabis. De acuerdo con la legisladora, este podría ser un factor que elimine la violencia en la lucha contra las drogas, y además podría servir para desarrollar un sector agroindustrial en el campo mexicano.

Pineda Alonso, detalló que el uso del cáñamo puede ser utilizado en el ámbito textil, alimenticio, cosmético, papelero y hasta en plásticos. 

“Su semilla tiene un contenido nutricional muy importante y aunque se considera que sus efectos médicos no son tan relevantes, existe evidencia científica del impacto positivo que tiene sobre la salud de pacientes con enfermedades como la epilepsia”.

Destacó que el cultivo de esta planta, no requiere de plaguicidas y pesticidas, y sus residuos son fácilmente degradables, aspectos que benefician al medio ambiente. 

Por otro lado, la senadora agregó que, actualmente 32 países permiten legalmente la producción de cáñamo y han desarrollado importantes industrias: 

“China produce más de la mitad del cáñamo a nivel mundial vinculada a la industria textil y a la exportación. En Europa, Francia, Alemania, Gran Bretaña y España son los principales productores. Los Estados Unidos han desarrollado una importante industria cosmética y de alimentos asociada al cáñamo. En América Latina solamente Chile y Uruguay producen legalmente cáñamo industrial”.

Sin embargo, para hacer esto posible en México, se requiere regular su uso e identificarlo en la ley como un producto no psicoactivo y no estupefaciente. Por ello, sugirió adicionar un último párrafo al artículo 198 del Código Penal Federal para consignar que no será punible la siembra, el cultivo y la cosecha de cáñamo industrial en nuestro país y que sea la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación el órgano regulador de estas actividades.