En Phoenix, Estados Unidos, un policía detuvo a un joven de 26 años que tenía la intención de quitarse la vida. ¿Cómo lo logró? Únicamente le ofreció un abrazo, eso que a veces nos hace falta a todas y todos.

¡Abraza, ama!