En Cansahabacab, Yucatán, una mujer de 32 años intentó practicarse un aborto a los 7 meses de gestación, debido al desarrollo de su embarazo, tuvo que dar a luz.

Los hechos ocurrieron el jueves pasado.

Ante el fallido intento de aborto, la mujer decidió enterrar al recién nacido en un lugar cercano, que hasta el momento, aún se desconoce.

Cuando la mujer volvió a su casa, presentó temperatura alta y sangrado debido al intento de aborto, por lo que debía ser trasladada a la capital para su pronta intervención.

Antes de que fuera trasladada, las autoridades intentaron interrogarla para obtener la ubicación exacta del lugar donde había enterrado al bebé sin obtener respuesta debido a su estado de salud.

De haber una segunda persona involucrada, podría cumplir una condena de 10 a 15 años de prisión.