Por qué mata un soldado

24

Como a nivel federal el tema de la inseguridad y violencia este año se militariza plenamente con la recién creada Guardia Nacional, para entender algunas de las implicaciones que todo esto trae consigo se vuelve lectura obligada la investigación ganadora del premio de periodismo Javier Valdez Cárdenas, La tropa, de Daniela Rea y Pablo Ferri.

Con el proyecto cadenademando.org como antecedente, el trabajo duró cuatro años a lo largo de los cuales fueron descubriendo rasgos significativos que lo mismo dejan ver una tropa que en su mayoría proviene de comunidades pobrísimas del sur-sureste del país, la opacidad institucional de la Sedena en materia de información y transparencia, o los antecedentes mismos de la Guardia que se remontan a 1877 pero compuesta entonces por ciudadanos con fuerte arraigo social y no policía militar.

https://i2.wp.com/static.megustaleer.com/images/libros_650_x/9786073177863.jpg?resize=512%2C786&ssl=1

En su proceso de investigar hubo trabajo en la prisión del Campo Militar Número 1, o Lomas de Sotelo como le dicen los militares, asistieron a un consejo de guerra e incluso acompañaron a soldados a patrullar junto al río Bravo. Describen también que las experiencias de la tropa llegan a ser humanamente degradantes y en lo personal demoledoras, con escasas herramientas institucionales para ayudarles a lidiar con todo el estrés que su trabajo les ha generado desde el inicio de la mal llamada Guerra contra las drogas, donde no escasean los mandos “traicioneros” que juegan con sus sentimientos al enfrentar al enemigo, evaden su responsabilidad o de plano dan órdenes ambiguas con frases como “erradiquen jóvenes” y “luz verde” para el homicidio.

De eso que se conoce como la banalidad del mal al aprendizaje de una violencia y crueldad que termina por naturalizarse. En el libro hay referencias a militares estadounidenses que participaron en la guerra de Vietnam hablando de esto, y los autores refieren diversos ejercicios de adiestramiento militar para tender los límites de lo aceptable en la conducta humana mediante técnicas de desensibilización que deberían tener la atención de sociedades protectoras de animales.

Resultado de imagen para imagenes guerra contra el narco

Asimismo proporcionan imágenes sobre el abismo, de la tortura y su inutilidad a los índices de letalidad, el olor de la pólvora, la potente mezcla de miedo con adrenalina y las dificultades para canalizar los nervios, la construcción del sujeto sospechoso, la alteración de escenas de crimen, el encubrimiento, la obediencia debida, el reclutamiento de cómplices, los daños colaterales y asesinato de inocentes. Tampoco las situaciones que rayan en el surrealismo, como la burocracia que produce un enfrentamiento, la efectividad de la recién desaparecida PGR o los patrones que entorpecen las resoluciones judiciales.

Sin faltar, por supuesto, la compleja relación cotidiana entre militares y maña que trafica drogas en la frontera norte de México, el testimonio de un soldado que veía más digno ser policía federal que tropa, los que pasan sin más de un bando a otro, algunos apuntes sobre la narrativa de violencia y guerra en medios de comunicación, el maniqueísmo simplón para ocultar a la sociedad hechos de interés público a través de oposiciones como “nosotros”/ los “otros”, además de algunas reflexiones sobre esta violencia que pasan por nacionalidad y perspectiva de género, o distintas respuestas a los motivos que tiene un soldado para matar. Una obra premiada que aporta muchas pistas para entender cómo y por qué militarizar la seguridad pública es algo parecido a soltar un tiburón en una alberca.

Para saber más al respecto, no se pierda la entrevista que hicimos con los autores.