En Atlixco, Puebla una madre y su hijo que iban a bordo de su vehículo sorprendieron a policías municipales durmiendo dentro de su patrulla en horas de servicio, por lo que les gritaron: “no se duerman”. Este hecho enfureció a los policías que comenzaron a seguir a la mujer de 71 años y su hijo. 

Cuando llegaron a casa y descendieron de su vehículo, los policías les respondieron: “qué chingados les importa si nos dormimos”, en ese momento llegaron más elementos de la Policía Municipal que comenzaron a golpear al joven, y su madre, para evitar más golpes contra su hijo intentó intervenir, en ese momento “accidentalmente” le dieron un codazo en la cara que la dañó cerca del ojo izquierdo. 

Cuando la hija y la hermana de los afectados, que se encontraban dentro de la casa, se dieron cuenta de lo que ocurría, salieron a ver qué pasaba e inmediatamente comenzaron a grabar por lo que un policía le quitó el celular y la amenazó de arrestarla por revoltosa.  

Finalmente, los hijos de la mujer de la tercera edad fueron trasladados a los separos, a pesar de que fueron los afectados; no si antes recibir una advertencia: “ni le muevas, pendeja”.

Vecinos llamaron a los servicios médicos para atender a la mujer que se encontraba sangrando. Por supuesto que los ciudadanos afectados realizarán la denuncia correspondiente… faltaba menos. 

El Ayuntamiento ha confirmado los hechos y este lunes llegará el caso a la Comisión de Honor y Justicia, la dependencia encargada de sancionar o deslindar responsabilidades de los policías.