Otra historia de terror del Colegio Queen Mary School

1933

Son varias las denuncias que he documentado respecto a lo que ocurre y ocurrió dentro del Colegio “Queen Mary school” también conocido como
“Colegio Reina Maria”, la siguiente denuncia ha sido enviada via correo a periodismoatodaprueba@gmail.c y expone la experiencia de Mario “N” dentro del Instituto México Secundaria.

“Entré al colegio Reina María en pre primaria desde ahí comienza mi historia con este Colegio ahora que soy un adulto, puedo descifrar que no le simpatizaba a una de las Misses de inglés, la cuál se encargó de destruir mi vida social en la escuela y reprobarme de año porque no era “lo suficiente” maduro para entrar al siguente año por lo que me retrasó una generación.

En la primaria fui víctima de mis compañeros, me rechazaban como si fuera un virus y nadie se me quería acercar, recuerdo que me quitaban mi lunch durante el receso, varios maestros fueron testigos y nunca dijeron nada ni pusieron límites.

Jamás les platiqué a mis papás ya que veía normal el rechazo.

Sin embargo, la psicóloga me notó triste y ausente y habló con mi mamá. En casa, me registraron en diversos cursos para ayudar a la madurez con esa misma excusa de inmadurez cuando lo real era que fui victima de bullying.

Un día decidí hablar con mis papás y ellos hablaron con la Directora. Se pausaron un poco esos insultos que tuve que pasar y poco a poco el rechazo era algo que ya no me importaba.

En sexto de primaria me dieron de baja del Queen Mary School para asistir a un colegio peor.

El Instituto Mexico Secundaria, recuerdo que el día que fuimos a recoger el uniforme hubo una frase que le dijo una mamá a mi mamá: no meta a su hijo en esta escuela el bullying es durísimo y no hacen absolutamente nada.

Durante el principio todo parecía bien pero lo que me costo trabajo fue el integrarme a mis compañeros de ese colegio ya que casi todos se conocían desde la primaria, intenté integrarme jamás lo logré siempre hubo un rechazo, el bullying empezó 2 o 3 meses después de entrar a la escuela.

Todo empezó con ofensas groserías por mi estatura, por mi familia, realmente cualquier cosa mía era motivo para molestarme, esta situación estalló cuando me defendí de un joven que me agredió y le respondí, me jaló del cabello cuando iba saliendo por la puerta de ese salón y lleno de odio hacia mi se me abalanzó, aún recuerdo las risas, las burlas que ese día me derrumbaron hasta llorar frente a todos. Esa tarde les comenté a mis papás lo ocurrido, al día siguiente hablaron a la escuela para agendar una cita con el director, y la cita estaba disponible hasta un par de meses después, se intentó buscar una con el subdirector tampoco se logró, hasta que mi mamá llegó directo a la escuela y comentó el caso y exigió que alguien tenía que resolver esto porque sino iba a demandar no a la escuela y la psicóloga fue la única que nos pudo atender y se comprometio a investigar la agresión y a recuperar el video.

A la semana siguente, la psicóloga mandó llamar a mis papás junto con el prefecto apodado (Gerry), la respuesta de ellos fue que habían podido ver el video y que había sido una riña pero “por mi culpa”, todo es  diferente a lo que la escuela reza en sus cuadernos:
“Todo a Jesús por María. Todo a María para Jesús”.
Una frase que no es digna de este colegio donde habita puro joven sin corazón y maestros que no les importa lo qué pasa con sus alumnos, al contrario a la victima la convierte en agresor como es mi caso.

Luego supe que apoyaron a este joven porque era el encargado del equipo de basketball y era su mejor jugador así que si me daban la razón iban a expulsar al alumno que jugaría la final del campeonato. Me puse triste. No les importaba nada.

Después de que la escuela no aceptaba que era víctima de bullying, comenzaron más amenazas de otros alumnos, me lastimaban con insultos a mi familia, con inventar chismes míos, con golpearme al salir de la escuela.

Y otra vez, lo hablé con la psicóloga que su solución fue alejarme de todos durante el receso llevándome a su oficina y ahi me quedaba en la ventana mirando cómo la gente se divertía y yo aislado por ser el rechazado de la escuela.

Hoy, como adulto puedo afirmar que esa no es una solución para el bullying en las escuelas, los maestros deben de reaccionar y apoyar a los alumnos y poner atención en cada cosa qué pasa frente a ellos.

Jamás miré una sanción para los alumnos a pesar de las fuertes peleas entre ellos, existe puro joven con problemas de papás divorciados, que tienen problemas de drogas, alcohol sin olvidar que en esa misma escuela se suicido el director que estaba en ese momento.

Después me cambiaron ves más al Queen Mary School y me volvi popular, soy testigo de que hubo varios casos de compañeras que denunciaban en la dirección que algunos alumnos compartían sus fotos íntimas y el acoso sexual era real.

Un día me invitaron a una fiesta que se hacían llamar “amigos de generación” los desconocía totalmente , había alcohol y ahí es en donde me di cuenta de que nosotros los alumnos eramos jóvenes con problemas, estaban los que los abandonó la Mamá y dejó con los abuelos, la mamá que no se hacía cargo de su hijo o el papá que no le importaba que su hijo consumiera drogas.

No dudo en las denuncias expuestas por usted de los demás ex alumn@s sobre el acoso dentro de la escuela por los compañeros.

Definitivamente el Queen Mary es una escuela que no tiene límites para los alumnos pueden hacer lo que quieran desde llevar alcohol dentro de la escuela así como hablar del cambio de fotos explicitas de las alumnas.

Mi bullying entonces era por ser muy delgado, después empezaron las amenazas típicos inicios del bullying, hasta que un día me dejaron un mensaje que decía : “si nos acusas, te mato”.

En esta denuncia me gustaría que tomaran en cuenta mi experiencia tanto en el `Colegio Reina Maria’ y el `Instituto Mexico Secundaria’ de cómo realmente a los jóvenes jamás les hacen nada a pesar de estar amenazando de muerte y que apliquen un bullying sin límite.

Quise hacer esta denuncia porque leí los casos de compañeras del Queen Mary School que por cierto tienen todo mi apoyo, también quise hablar sobre el Instituto Mexico Secundaria porque me enteré que hace poco se suicido un alumno que estaba cursando ahí actualmente y gracias a que no hizo nada el colegio por el bullying que sufrió sucedió esta gran pérdida.

El día de hoy me considero una persona exitosa y soy lo que soñé y nada de lo que soy ahora tuvo que ver con estas 2 escuelas que son una pesadilla. Ojalá lo sepan los padres”.

Anónimo.

¿Tienes una denuncia?

periodismoatodaprueba@gmail.com

¿Ya me sigues en Twitter?
@yohaliresendiz