Al rededor de las 16:00 horas, un paracaídas no abrió. ¿El de emergencia? No se sabe.

En el accidente murió una adolescente de 18 años, originaria de Tlaquiltenango y el instructor, que tenía domicilio en la Ciudad de México. Personal del club de aviación Albatroz fue quien avisó a las autoridades sobre el accidente, y comenzaron la búsqueda de los cuerpos que pudieron haber caído de más de 400 metros de altura.