El enojo es como una piedra en el zapato, podemos quitárnosla cuando la sentimos, cuando nos comienza a irritar o permitir que se convierta en una herida casi incurable. No cometamos el error de darle rienda suelta porque se auto alimenta y crece hasta nublarnos la conciencia, les comparto mi conversacion con mi querida Fernanda Tapia El enojo es como una piedra en el zapato, podemos quitárnosla cuando la sentimos, cuando nos comienza a irritar o permitir que se convierta en una herida casi incurable. No cometamos el error de darle rienda suelta porque se auto alimenta y crece hasta nublarnos la conciencia, les comparto mi conversacion con mi querida Fernanda Tapia

Si gustas suscribirte a las listas de correo electrónico, de WhatsApp o dejar tus comentarios, lo agradeceremos.