El día de ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador viajó a Tapachula, Chiapas, para reunirse con su homólogo salvadoreño, Nayib Bukele, para abordar el tema de la crisis migratoria que enfrenta la región y dar inicio al programa “Sembrando Vida”, que tiene como objetivo dar empleo a miles de migrantes a través de la siembra de árboles frutales y maderables.

En esta reunión, el presidente de México, mencionó que “Sembrando Vida”, además de brindar empleo a los migrantes; significará una mejora al medio ambiente, y que dicho apoyo, alcanzaría también para Centroamérica, es decir, el Gobierno de México extenderá el programa a Guatemala, Honduras y El Salvador.

“Nos va a alcanzar para apoyar a El Salvador con 50 mil hectáreas y lo mismo haremos con Honduras y Guatemala, vamos a dar ejemplo de lo que es la fraternidad universal, por encima de las fronteras”.

AMLO

El apoyo a El Salvador tendrá un costo inicial de 30 millones de dólares para la siembra en 50 mil hectáreas, que generarán 20 mil empleos.

Por su parte, el canciller Marcelo Ebrard, detalló que México cuenta con 100 millones de dólares para apoyar a los países centroamericanos.

Sin embargo, lo que más llamó la atención fue el discurso del presidente de El Salvador, cuando mencionó que los mexicanos tenemos un presidente de lujo.

“Él no va a poder arreglar todas las cosas en seis meses, ni en un año, ni en dos. Así que apóyenlo, denle tiempo, porque los cambios tardan, los cambios cuestan, y si Roma no se hizo en un día, México tampoco se va a hacer en un día”.