Después de que se filtrara el audio de una llamada donde Mauricio Clark confirma que durante cuatro días recayó en drogas, publicó un tweet justificando que lo hizo debido a tantas amenazas de muerte que había recibido, así como la presión a la que fue sometido.

Lo que más lamenta es que el dinero que utilizó para comprar droga, es fruto de la iglesia que lo ha resguardado desde que se quedó sin empleo. “Sí pedí un chingo, no quiero ni hacer cuenta, lo que me duele es que estoy traicionando a Cristo y ocupar el dinero que me está dando, después de haberme quedado sin un peso, estarlo ocupando para eso duele”, dijo el ex conductor en la llamada.

En su perfil de Twitter también lanzó un mensaje al fotógrafo que filtró el audio, asegurando que ya lo perdonó y pidió a Cristo por su vida.