El viernes 11 de octubre, fue el día en que Jorge Alfredo Romero Sánchez, trabajador del Sistema de Transporte Colectivo Metro, fue visto por última vez. De acuerdo a la información que proporcionó la esposa de Jorge a las autoridades, su marido había asistido a una reunión con amigos, cerca de la estación del metro General Anaya, y alrededor de las 23:00 horas recibió una llamada de él, avisando que había ingerido bebidas alcohólicas por lo cual, tomaría un taxi en Calzada de Tlalpan con destino a su hogar. 

 Sin embargo, horas más tarde recibió nuevamente una llamada del celular de su esposo, pero esta vez la voz del otro lado no era la de él, sino la de un hombre que dijo ser el chofer de la unidad, mismo que ordenó a la mujer esperarlo en la estación del metro Constitución de 1917, para entregarle a su marido, y sin decir más, colgó. Ella afirmó haber esperado en dicho lugar por más de 40 minutos, sin embargo no hubo rastro de su esposo, ni del taxista. Luego de llamarle en repetidas ocasiones, no hubo respuesta sino hasta las tres de la mañana que alguien respondió el teléfono pero solo se escuchó la respiración de una persona y después se cortó la comunicación. 

Luego de 72 horas de no saber nada de él y de que los familiares del trabajador, de 50 años reportan la desaparición, el día de ayer fueron notificados por las autoridades capitalinas de que un cuerpo sin vida con características similares a las de Jorge Alfredo había sido localizado en la zona de la Marquesa, por lo que la familia se trasladó al anfiteatro de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, en donde lamentablemente identificaron el cuerpo. 

Hasta el momento las autoridades ya se encuentran realizando las investigaciones correspondientes para poder esclarecer los hechos. 

Por Mariana Rojas