Otra nota de #NoMamar .Resulta que Esteban Javier de 47 años llegó a su chante para la fiesta sorpresa del cumple número 45 de su esposa, pero quien se llevó el sorpresón se lo llevó el pobre cuando al abrir la puerta encontró muertas a su pareja y a su hija de 9 años, en un domicilio de Nogales, Sonora.El y su hija mayor (la de 16) regresaron a su casa antes de lo previsto para celebrar el cumpleaños de su esposa, pero tras entrar cantando “Las Mañanitas” vieron los cuerpos. Chiales. Y los vecinos juran y perjuran que “no escucharon ni vieron nada extraño” . Hay dos líneas de investigación: venganza o robo.Entraron cantando las Mañanitas y salieron cantando las Golondrinas.

Sorpresa