En Virginia, un ladrón ingresó en un 7-Eleven usando una playerita de bebé con dos agujeros en los ojos. Este hecho que pareció cómico, quedó grabado por las cámaras del establecimiento.

El ladrón traía consigo un cuchillo para amenazar a sus victimas.

Todo iba bien para el ladrón, sin embargo, una parte de la prenda reveló que el hombre es clavo y de tez morena. Aún no hay información sobre su paradero.