La NASA detecta agua en la Luna con su telescopio infrarrojo SOFIA

98

Las probabilidades de hacer habitable la Luna crecieron gracias a este hallazgo

La NASA ha dado a conocer que a través de su telescopio infrarrojo que lleva por nombre clave SOFIA, se detectó lo que parece ser agua cristalizada en la superficie polar de nuestro satélite natural.

El telescopio desde el cual se pudo vislumbrar la presencia de agua en múltiples cráteres de la luna, está ubicado en el espacio aéreo e instalado en un Boeing 747 que adaptaron para que pueda permanecer encima del 99% de la atmósfera terrestre, lo que le brinda una vista libre de obstáculos hacia el espacio profundo. 

Se trata del telescopio más potente y vanguardista que se haya eyectado con el fin de realizar labores de observación. Envía luz infrarroja y cuando esta rebota se procesan las imágenes de los lugares donde haya impactado, como un sonar.

El descubrimiento tiene entusiasmada a la comunidad científica ya que se amplían las probabilidades de hacer habitable la luna para exploradores que sean enviados allí; a largo plazo puede facilitar también la exploración de Marte y otras partes del espacio profundo.

El proyecto ARTEMISA, que tiene entre sus principales objetivos enviar a la primera mujer a la luna y favorecer la explotación minera en el sitio, se volvería más costeable si hay agua, ya que no se tendrían que transportar nuevas provisiones para equipo de exploración, incluso habiendo agua se podría empezar a plantear la posibilidad de cultivar alimentos para quienes sean enviados en misiones de exploración.

Se calcula que 40 mil metros de la superficie polar de la luna contienen agua, si esto es correcto se podría hacer una estación espacial donde abastecer a los astronautas y tendrían un punto más cercano desde el cual intentar alcanzar el planeta rojo.

Es bien sabido que Elon Musk será parte del proyecto ARTEMISA, con una nave espacial no tripulada que planea enviar a Marte en 2024, también con el objetivo a largo plazo de colonizar dicho planeta.

El hallazgo de moléculas de agua es de alcances sumamente significativos, y ensancha el horizonte de posibles proyectos para explorar y quizás incluso habitar nuevos lugares del sistema solar. 

Con información de J. Augusto Peña