Por Paulina García M.

Son muchas las personas que tienen la necesidad de trabajar por las noches, desde celadores, enfermeros, doctores, empleados, entre otros. En su caso, cambiar los horarios de sueño y no dormir en el horario acostumbrado, puede acarrear graves consecuencias como: aumento de la irritabilidad, problemas en la digestión, descuido de la alimentación, fatiga crónica y disminución de la esperanza de vida.

Lo anterior ocurre porque nuestro cuerpo no descansa de la misma manera en el día que durante la noche, ya que, en el horario nocturno creamos una hormona llamada melatonina, ésta se encarga de regular nuestros ritmos biológicos. De forma que, se produce un desajuste cuando se duerme de día. A su vez, en el caso de las mujeres, hay diversos cambios y molestias durante la menstruación. 

Por todo lo anterior, si trabajas por la noche, es recomendable tomar melatonina si tu cuerpo no la produce en las cantidades adecuadas, dormir de preferencia una o media hora antes de iniciar la jornada laboral, así como, hacerse un chequeo médico para saber si eres apto para realizar actividades por la noche.