Por Paulina García M.

Hoy en día, la edad en que se abandona el hogar paterno varía alrededor del mundo, debido tanto a las oportunidades de trabajo como a la situación económica y política de cada país. De acuerdo a un estudio realizado por Dada Room, las edades promedio para independizarse en algunos lugares son:

  • Suecia: 20 años
  • Francia: 23 años
  • EU: 24 años
  • Brasil: 25 años
  • Colombia y Chile: 27 años
  • Argentina y México: 28 años

Hay que señalar que, separarse de la vivienda de la familia no siempre significa vivir solos, también tenemos la opción de compartir el espacio con un roomie. Para lograr vivir con alguien más de forma exitosa, es necesario que nos relacionemos bien con el otro, así mismo, es necesario que se establezcan normas desde el principio y que ambos las respeten.  

Por otro lado, tener un sitio propio es otra opción. En el artículo El placer de vivir solos, la psicóloga Carmen Lora asegura que: “vivir solo responde a momentos biográficos, desde el desengaño con la pareja unido a la independencia económica, a la búsqueda de identidad que algunos asocian con la elección de escoger voluntariamente vivir solos como viaje interior.” Vivir solitariamente, es sin duda una experiencia que nos ayudará a aprender a conocernos más. 

Así que, si te urge independizarte, piensa en la opción de rentar con un roomie para que los pagos disminuyan, o si de plano crees que convivir con otras personas no es lo tuyo, prueba la experiencia de vivir solo. Sea cualquiera la decisión que tomes, será una experiencia que te dejará muchos aprendizajes.