Tras cumplirse cinco años de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el día de ayer se llevó a cabo una ceremonia religiosa al pie del Ángel de la Independencia, luego de que esta concluyera, los padres de los jóvenes estudiantes se dispusieron a realizar un marcha con destino al Zócalo capitalino, en la cual se hicieron acompañar de diversas universidades, organizaciones sociales y sindicales, así como de estudiantes de Ayotzinapa que mostraron en todo momento el apoyo a los padres, quienes exigen la aparición con vida de sus hijos. 

Al parecer todo ocurría de manera normal y sobre todo de forma pacífica, no fue sino hasta que un grupo de encapuchados se hizo presente, para crear desmanes a su paso, dañando inmuebles comerciales, dependencias de gobierno, espacio públicos, realizando pintas en monumentos históricos y un saqueo en la librería Gandhi, la cual también sufrió quemas. Algunos integrantes de este grupo vandálico golpearon de manera violenta algunas puertas de Palacio Nacional, mientras que otros grafitearon los alrededores. 

De acuerdo a informes, los elementos policíacos no se hicieron presentes en ningún momento, con el fin de evitar que la situación se tornara más violenta, quedando como resultado al menos 30 negocios y oficinas públicas dañadas. Las autoridades informaron que comenzarán las investigaciones pertinentes para dar con los responsables, ya que hasta el momento no se reportan personas detenidas.

 

Por Mariana Rojas