Este jueves, el gobierno de Ecuador ha declarado el estado de excepción a nivel nacional debido a las protestas que ha traído la eliminación de los subsidios a la gasolina, lo que ha provocado el alza en el precio del combustible.

Esta medida que se aplicará durante 60 días en todos el país, implicará restricciones al derecho de reunión.

En el comunicado de la presidencia, se puede leer “Los derechos se exigen sin perjudicar los que verdaderamente son fundamentales para el progreso del país: el trabajo, la educación y la libre movilidad”.

Desde este miércoles las clases se han suspendido en todos el país ante el anuncio de los transportistas, quienes pararían sus actividades.

Por su parte, representantes del gremio transportista se reunieron en Quito solicitando que se quite esta medida “Que reconsidere y derogue este decreto. En caso de no hacerlo, automáticamente la transportación suspende sus actividades”.

La eliminación del subsidio fue anunciada por el presidente Lenín Moreno el pasado martes.