Funcionario activo de Baja California Sur maneja en estado de ebriedad, provoca accidente y evade responsabilidad #JusticiaParaIván

2

Por Yohali Reséndiz

Aún era temprano, cuando Ernesto Iván Ruiz Valerio de 38 años y su hijo Iván de entonces 11 años, volaron de Culiacán hasta Tijuana, donde los esperaría un chofer para trasladarlos a un rancho donde estaba asentada la caravana que celebra cada año el Día del padre en Baja California Sur. Estaban emocionados pues era la primera vez que compartirían un viaje junto a más de 30 Raiser y ambos, habían sido invitados por el amigo de Ernesto, Roberto Eduardo Santiesteban Gutiérrez.

Aquel 18 de junio de 2018, al mediodía, el actual presidente del Comité Ejecutivo Estatal de la Agrupación Política México Organizado, Roberto Eduardo Santiesteban Gutiérrez, había estado bebiendo cerveza y decidió conducir un vehículo todo terreno de su propiedad en estado de embriaguez y a exceso de velocidad en las dunas de Santa Rosalía, en compañía de su compadre Rubén Robles Vergara (copiloto), y en la parte del asiento de atrás viajaban Ernesto e Iván cuando la impericia e irresponsabilidad de Roberto Eduardo, provocó una volcadura aparatosa, estruendosa. Un trágico accidente.

“Vi que Roberto había tomado aproximadamente tres o cuatro latas de cerveza, había muchas en la hielera atrás del carro, comencé a sentir mucho movimiento y velocidad en el carro y le dije a Roberto si podía bajar la velocidad y no me hizo caso, entonces se volteó el carro, todos pudieron salir, menos yo, porque el cinturón se había trabado. Mi papá se regresó y me ayudó a salir, me cargó y entonces explotó el carro, posteriormente murió por las quemaduras”, recuerda Iván a través de un video difundido, el pasado martes 12 de enero en las redes sociales dirigido al Presidente Andrés Manuel López Obrador

“Se volcaron por el exceso de velocidad y el estado de ebriedad. Mi hijo nunca perdió el conocimiento y recuerda que el auto explotó, una vez que mi esposo lo rescató, ellos, -Roberto y Rubén, salieron rápido e ilesos de su vehículo al igual que mi marido pero al darse cuenta de que mi hijo no salió porque se trabó el cinturón de seguridad, regresó, se metió al carro y lo salvó, lo sacó y le tiro arena para apagarlo y apagarse” dice en entrevista Paloma Gamez Ponce para periodismoatodaprueba.blogspot.m

Minutos después del accidente, un raiser que venía atrás se detuvo y bajó a auxiliarlos, incluso apoyó el traslado de Ernesto e Iván, “Lo que sabemos fue que mientras el raiser iba de pueblo en pueblo buscando ayuda médica, Roberto Santiesteban y Rubén Robles se quedaron en el lugar, testigos aseguraron que ellos limpiaban la zona del accidente, fue hasta después cuando llegaron hasta La Paz y los recibieron en el Hospital Salvatierra. Mi celular registró una llamada de Roberto Santiesteban a las ocho de la noche siendo que el accidente había ocurrido temprano”, narra Paloma.

Ernesto Ruíz Valerio, falleció durante una cirugía al día siguiente a las 3 de la mañana, al rescatar a su hijo, mientras que Iván resultó gravemente lesionado con quemaduras en al menos un 95% de su cuerpo. Así, mientras Ernesto era enterrado e Iván se debatía entre el dolor causado por las quemaduras y luchaba por su vida, el vehículo siniestrado que manejaba Roberto Eduardo Santiesteban Gutiérrez era escondido en lugar de que el Ministerio Público tuviera los elementos necesarios para iniciar la carpeta de investigación, pero no, se trataba de un funcionario que tenía una cosa: dinero.

“Cuando llego a La Paz, el 19 de junio, me presenté directo al hospital, no vi a Roberto Santiesteban, entonces, me explicaron que mi hijo tenía el 95% del cuerpo con quemaduras de tercer grado y estaba muy grave y dependía de un milagro para trasladarlo a Sacramento, California” dice la madre del menor

La vida de Iván, estuvo en riesgo por las quemaduras de tercer grado; el Hospital Shriners para Niños quemados en California le brindó atención especializada en la Unión Americana y le salvó la vida, sin embargo, la exposición al fuego en los minutos que quedó atrapado en el vehículo le deshizo la piel y le dejó una apariencia deforme de por vida además de secuelas psicológicas y físicas.

“Después del accidente se me dificulta casi todo: no puedo amarrarme las agujetas, no puedo abrir mis manos, no puedo mover mis dedos, cocino con dificultad, no puedo usar una computadora bien ahora que hay clases en línea, no puedo abrir botellas o latas, salgo a jugar, pero no puedo estar en el sol, no tengo bien mi sentido del gusto, mi vida cambió por que Roberto manejó tomado, mi papá dio su vida por mí y yo no soy el mismo” expone Iván.

Después de saber las causas que provocaron el accidente, uno pensaría que los gastos corrieron a cargo del responsable, es decir, del político Roberto Santiesteban pero no.  Cada peso fue asumido por la mamá de Iván Francisco Ruiz Gamez, Paloma Gamez Ponce, la misma que tuvo cercanía con la familia de quién manejó y causó la muerte de su esposo y un daño infinito a uno de sus tres hijos. La misma que los recibió en casa, que compartió viajes, bautizo, boda en una convivencia por la amistad que unía a Roberto con su esposo. La misma que en ese entonces, junio de 2018, cedió el funeral de su esposo a otros familiares, mientras ella permaneció atenta a la recuperación y salud su hijo en el hospital en Estados Unidos. Fueron 6 meses en terapia intensiva y un mes más hospitalizado. Han sido más de 30 cirugías las que ha enfrentado Iván. Terapias físicas dolorosas, sin olvidar mencionar que Iván perdió la mayor parte de su intestino, tiene detectado un problema en el corazón a causa del accidente y sobrevivir a todo eso ha sido considerado un milagro y Roberto Santiesteban Gutiérrez sigue sin asumir una responsabilidad ante una estoica recuperación lenta y costosa de un niño que ha tenido más agallas que él ante la vida.

“La investigación de lo que ocurrió ha sido obstaculizada por el influyentismo de Roberto Eduardo Santiesteban Gutiérrez en Baja California Sur, donde había sido sub administrador local de recaudación y se dice amigo del gobernador Carlos Mendoza Davis” asegura Paloma Gamez Ponce, viuda y madre de Iván.

¿Y a todo esto, que dice el Gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, al tener a un funcionario con varias denuncias abiertas penales? Se han cumplido 2 años 7 meses de impunidad en que Roberto Santiesteban Gutiérrez, a pesar de enfrentar una acusación penal por los delitos de homicidio calificado, homicidio en grado de tentativa y lesiones dolosas asentadas en las carpetas investigación LPZ/4847/2018/NUC y  LPZ/NUC/SRL/381-2018, radicadas en la Procuraduría de Baja California Sur en perjuicio de la familia Ruiz Gamez.

Dos años, en los que Roberto Santiesteban Gutiérrez sigue gozando de impunidad, libertad y el privilegio de contar con un cargo público sin que la autoridad lo haga cumplir su responsabilidad….ni es moral, ni ético ¿qué tal se siente, Sr. Santiesteban antes de dormir? ¿Conoce el rostro actual de Iván? ¿Sigue bebiendo y luego maneja? ¿Por qué no se ha hecho responsable de lo que usted propició con su irresponsabilidad? ¿Qué hubiera hecho usted si a su hijo alguien le hubiese provocado lo que usted causó? ¿En serio, es necesario que se le exhiba su actuar ante un hecho doloso, y que a todas luces ha evitado hacer frente? ¿Era necesario que Iván solicitara en un video al Presidente Andrés Manuel López Obrador justicia por la muerte de su padre y reparación del daño por las deformaciones que sufrió y denunciar públicamente los actos de corrupción que han impedido esclarecer el caso donde usted es el único responsable?

Luego de 7 meses después del accidente, Paloma, madre de Iván, regresó a México y buscó a Roberto Santiesteban, para pedir su apoyo en los gastos médicos de su hijo, la respuesta indolente salió por la garganta del funcionario:  “Yo no soy responsable y de ser así sería un 5 % mi responsabilidad, hazle como quieras, lo único que vas a lograr si me dejo es que me extorsionen las autoridades” dijo a la madre, que en su momento también fue considerada amiga de la familia.

“Tener un niño con quemaduras ha sido muy desgastante, de repente verlo vomitar por dolor y enfrentar tantas cirugías, cuidados. Decidí denunciarlo y de verdad, traté que los datos personales de mi hijo no fueran públicos, no quería que la tragedia familiar fuera expuesta pero las autoridades no nos han dejado otro camino y lo han protegido.  Primero pensamos que por la pandemia estaba detenido el caso, en el caso de su compadre Rubén (copiloto) declaró que no se acuerda de nada, yo creo que un accidente así nunca se olvida. Mi hijo quedó con discapacidad permanente, las terapias, el funeral de mi esposo, medicamentos, tiempo, todo lo he asumido sola, y quiero enfatizar que Roberto Santiesteban Gutiérrez abandonó a mi hijo y a mi esposo, en lugar de ayudar a que recibieran atención médica. Los abandonó, eso fue doloso. No ha querido responsabilizarse y en cuanto ocurrió el accidente toda mi energía se volcó a atender a mi hijo, hoy exijo la reparación del daño porque mi hijo tendrá toda la vida secuelas y deben de ser atendidas y eso solo puede ser posible con una reparación del daño” puntualiza Paloma.

¿Tienes una denuncia

Escribeme a periodismoatodaprueba@gmail.co

¿Ya me sigues en twitter

@yohaliresendi

z?m?        .  x.

@yohaliresendiz