Integrantes del Movimiento por la Igualdad en Nuevo León denunciaron la expulsión de un joven de secundaria en el municipio de Apodaca, Nuevo León luego de que la directora del plantel considerara como algo femenino, llevar la sudadera amarrada en la cintura.

Integrantes del movimiento acusan que este fue el pretexto que esperaba la directora para expulsar al joven, pues hacia tiempo que lo acosaba debido a que el menor vive con un tío que tiene una relación sentimental con otro hombre.

El tío del menor fue quien presentó una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHNL), para que se puedan garantizar los derechos de su sobrino, y así exigir que no sea objeto de actos discriminatorios de acoso o maltrato.

Desafortunadamente para esta escuela esto no es un hecho aislado, pues se ha reportado que a la directora tampoco le gustan los hijos de madres solteras o de algún padre de familia que esté tatuado. ¡Ah, caray!