La obesidad puede causar daño cerebral en los adolescentes, una evidencia reciente  sugiere que la enfermedad desencadena inflamación en el sistema nervioso que podría dañar regiones importantes del cerebro afectando áreas que controlan sus emociones, apetito y función cognitiva.

Investigadores de la Universidad de São Paulo (Brasil) han encontrado señales de daños que podrían estar relacionadas con la inflamación en los cerebros de adolescentes con problemas de obesidad.

Un estudio que utiliza imágenes de resonancia magnética, comparo los resultados de la DTI de 59 adolescentes obesos y 61 adolescentes sanos de 12 a 16 años de edad, y encontraron que en los adolescentes con obesidad aparecía una inflamación en la sustancia blanca, lo que puede dificultar el control de sus hábitos alimenticios.

Las imágenes de resonancia magnética de los cerebros mostraron cambios en las áreas relacionadas con el control de las emociones y los sentimientos de recompensa.

-“Los cambios cerebrales encontrados en adolescentes obesos están relacionados con regiones importantes responsables del control del apetito, las emociones y las funciones cognitivas“- dijo en un comunicado Pamela Bertolazzi, coautora del estudio y científica biomédica y estudiante de doctorado de la Universidad de São Paulo en Brasil.

 

Este patrón de daño se relaciona con algunos marcadores inflamatorios como la leptina, una hormona producida por las células grasas que ayuda a regular los niveles de energía y las reservas de grasa; en algunas personas con obesidad, el cerebro no responde a la leptina, lo que hace que sigan comiendo a pesar de las reservas de grasa adecuadas o excesivas. Esta condición, conocida como resistencia a la leptina, hace que las células grasas produzcan aún más leptina.

El Dr. Bertolazzi señaló que se necesitan estudios adicionales para determinar si esta inflamación en los jóvenes con obesidad es una consecuencia de los cambios estructurales en el cerebro.

Con información de Andrea Yarith.