El pasado Sábado 22 de Junio tuvo lugar la ceremonia de cintas negras de la organización Jitte Karate Do en el gimnasio Gumercindo Romero de la delegación Benito Juárez.

En este mago evento organizado por el profesor Alberto Morales líder de Jitte Karate Do 9 jóvenes fueron graduados como cintas negras de Karate quienes durante más de 2 horas demostraron a los más de 200 asistentes lo que realmente significa portar una cinta negra.

 

En esta ocasión tuve la oportunidad de estar presente en el evento, invitado por el comité organizador y debo confesarme no tenía idea de cómo se realizaba un examen de cintas negras. Me encontré a mí mismo sentado entre grandes maestros del karate en México y cada 10 minutos les preguntaba: ¿qué es lo que sigue ahora? Que va pasar? ¿Porque se sientan ahí? y ¿qué es lo  que hacen?, a lo que los maestros Huitrón y Pintado me respondían: deben demostrar que saben todas sus formas, que pueden realizar todos los ejercicios de un karateca, que tienen la fortaleza necesaria para recibir golpes y para romper con sus puños las losas que les han traído al frente.

Y así lo hicieron, estos muchachos lograron vencer el estrés y el nerviosismo de tener a todos sus compañeros, a sus familiares y a los grandes maestros del karate en México enfrente observándolos minuciosamente y aún así superar todas las pruebas sin titubeos. En medio de gritos y aplausos desarrollaron una extraordinaria exhibición como auténticos maestros del Karate y se ganaron los aplausos de todos los presentes.

 

Para alguien como yo que toda la vida se ha conducido por las artes marciales chinas observar al karate japonés y sobretodo a estos chicos me hizo comprender lo valioso de su cinta negra, ese pedazo de algodón con fibra que cualquiera puede comprar en una tienda deportiva y colocársela para pretender ser un maestro de arte marcial, adquiere un enorme valor cuando no se compra, sino que se otorga por voluntad de tus maestros y compañeros como un símbolo del reconocimiento y admiración de haber completado las metas requeridas, a través de la constancia y el esfuerzo día a día.

Al igual que un título de medicina no sirve en manos de un médico que no puede curar, ni un título de arquitecto le sirve a quien no sabe construir, una cinta negra no significa nada en manos de quien no pueda hacer lo que estos muchachos hicieron el día de ayer frente a 200 testigos. Demostrar fuerza, determinación y coraje en todo lo que hacen, en su conducta, en su físico y en sus vidas es lo que hoy los ha hecho merecedores de este signo distintivo.

Éstos nueve jóvenes el día de ayer volvieron testigos a todos los presentes de sus capacidades, de su esfuerzo y determinación para comprobar públicamente porque son merecedores de una cinta negra, y por lo tanto portarla con orgullo.

Pórtenla con orgullo en todos los aspectos de su vida!  Una felicitación muy especial a su maestro Alberto Morales y un agradecimiento de mi parte a los examinados: Melissa Andrade Brenda Osorio, Francisco Marquez, Yolanda Muedano, Patrick Comerford, Luis Alberto Castillo, Juan Carlos Lazo, Andrea Flores, Mauricio Alfaro y Brenda Osorio, por enseñarme el verdadero significado de una Cinta Negra.

Mtro.  Daniel Corona Aguilar

Fotografías cortesía de RevistaKatana.com

Para saber más de Jitte Karate  Do  visita :  www.Karate.com.mx 

Para conocer los detalles del evento  visita:  www.RevistaKatana.com