Los hechos ocurrieron en el municipio de García en Nuevo León, la mamá de 28 años y su pareja de 37 enterraron al pequeño en el patio de su casa.

El hallazgo se dio cuando los abuelos fueron a visitarlo y únicamente encontraron a la pareja bajo aparente efecto de alguna droga, al buscar al bebé vieron algo extraño en el patio. Las autoridades arribaron al lugar y encontraron el cuerpo enterrado, tenía cinta alrededor de su cuerpecito.

Hasta ahora los principales responsables son la madre y su pareja que ya están a disposición de las autoridades.