Elizabeth Bwalya Mwewa fue una partera en el Hospital Universitario de Lusaka en Zambia, África. Desafortunadamente, la mujer tiene cáncer terminal y no quiere irse sin haber confesado sus pecados, pues teme irse al infierno.

Bwalya confesó que durante los 12 años que estuvo de servicio en la sala de maternidad de la UTH, cambió a cerca de 5 mil bebés. “Había desarrollado el hábito de intercambiar bebés recién nacidos solo por diversión”.

“He encontrado a Dios, ahora he nacido de nuevo. No tengo nada que ocultar. En los 12 años que trabajé en la sala de maternidad de la UTH cambié cerca de 5 mil bebés”.

Pidió también que compararan sus rasgos con los de sus familiares, y si no eran nada parecidos o de piel más clara u oscura, lo más probable es que haya sido cambiado al nacer y realmente lo lamenta mucho.

Sus victimas fueron bebés nacidos entre 1983 y 1995.

Admite también que debido a su “pasatiempo”, provocó que varias parejas se divorciaran, pues al someterse a una prueba de ADN, no coincidía. Asegura que el demonio la estaba utilizando para hacer eso, y lamenta mucho lo que hizo pues no quiere ir al infierno.

El Consejo General de Enfermería de Zambia puso manos a la obra para investigar esta terrible situación, pero no encontraron su nombre por ningún lado, por lo que la historia podría ser falsa.