A finales del mes pasado, Lidia Rosa G., una mujer de 30 años asesinó a sangre fría a su bebé, un pequeñito de apenas mes y medio de nacido . Le propinó 15 puñaladas con un cuchillo, la mayoría en el pecho.

Las heridas traspasaron su corazón

Este filicidio ocurrió en el departamento de Caaguazú, Paraguay, donde la mujer vivía también con sus otros dos hijos (5 y 7 años), que fueron alejados de ella días antes pues según familiares, presentaba un comportamiento extraño.

Las autoridades encontraron el cuerpo del bebé en su humilde casa, comenzaron la búsqueda de su madre (que en ese momento era la presunta responsable) y fue encontrada completamente desnuda a unos 3 kilómetros del domicilio.

“Una voz me dijo que matara a mi hijo”