Por Paulina García M.

En los últimos años las redes sociales se han convertido casi en extensiones de nosotros mismos, por medio de éstas nos mantenemos en comunicación virtual con las personas de nuestro círculo social o incluso con desconocidos.  

Sin embargo, a pesar de que la tecnología es una herramienta muy útil para mantenernos en contacto con nuestros seres queridos, también ha provocado muchos rompimientos amorosos, celos, discusiones y en el peor de los casos hasta crímenes pasionales. 

Recientemente la revista Cyber Psychology and Behaviour Journal publicó un estudio en el que se reveló que, en el 2012, redes como Facebook, Twitter y Whatsapp provocaron 28 millones de separaciones sentimentales. 

Lo anterior es debido a diversas causas, entre las que más destacan están: 

  • Los reencuentros con amigos o ex novios por parte de uno de los miembros de la pareja, ya que las redes sociales los facilitan y en ocasiones éstos dan como resultado infidelidades. 
  • Conflictos por comentarios o fotos que pueden ser malinterpretados por la pareja.
  • Lo que se conoce como el síndrome del doble chek, en otras palabras, cuando te dejan o dejas en visto un mensaje. Seguramente alguna ocasión has escuchado o dicho cosas como: “¿por qué no me contestaste si estabas en línea?”, “¿con quién estabas hablando?”, “me dijiste que ya te ibas y seguiste conectado”, entre otras.

Así que, aunque Facebook y Whatsapp son medios de comunicación que nos acercan a otras personas, también pueden ser los culpables del término de una relación.