Por Ximena Delgado

Ana Lucía Riojas Martínez, diputada federal sin partido, declaró que ha sido víctima de difamación y ha recibido amenazas, incluso de muerte, luego de haber formado parte de la marcha feminista que se llevó a cabo el pasado viernes 16 de agosto en Reforma. A través de un vídeo, Riojas comentó que su madre ha recibido mensajes a través de las redes sociales en los que le dicen que su hija debería “ser exterminada”. Desgraciadamente, la diputada Ana Lucía no sólo ha recibido amenazas por participar en esta protesta contra las agresiones y la violencia de género que las mujeres vivimos en México, al declararse abiertamente “feminista, lesbiana y diputada federal” en su cuenta de Twitter, recibe mensajes de odio tanto homofóbicos como machistas.

La diputada federal expresó que ante estos mensajes de odio, procederá a meter una denuncia, ya que claramente se trata de mensajes de acoso para tratar de intimidarla:

En los días siguientes presentaré una denuncia para que se investigue a las personas que nos amenazan, pero desde ahora les digo que no me van a intimidar, que no voy a guardar silencio, que desde donde estoy seguiré denunciando junto con muchas compañeras feministas que nos parece inaceptable que el gobierno haga categorías de protestas buenas y malas”.