Texto de Marco Alvarado / Diario de Chiapas

Link original: http://www.diariodechiapas.com/landing/desde-preescolar-debemos-conocer-nuestra-sexualidad/

El embarazo de 400 mil menores cada año, el deshonroso primer lugar mundial en abuso sexual infantil y una larga lista de disfunciones eróticas en la vida adulta, son consecuencias en México por no tener educación sexual con una base científica, laica y humanista, desde los primeros años de formación.
“La ignorancia es lo que origina tantos problemas”, afirmó el sexólogo y psicoterapeuta, David Barrios Martínez, quien este lunes impartió la ponencia “Amor, Pareja y Sexualidad, elementos de un erotismo integral”, en el auditorio de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach).
Desconocimiento que abre la puerta a un sinfín de problemas emocionales, fobias y traumas que, multiplicado por millones, dan como resultado una sociedad que no es plena ni totalmente feliz, destacó.
“Si desde la etapa preescolar tuviéramos educación sexual nos evitaríamos muchos problemas en la vida adulta, en la parte emocional y orgánica, y como país tendríamos mejores estándares de desarrollo”.
Que los mexicanos nos eduquemos acerca de estos temas “es una urgencia nacional”, destacó el investigador, preocupado por los datos de problemas y abusos que actualmente se denuncian.
No es solo que la población reporte todo tipo de disfunciones sexuales, está el hecho de que uno de cada 10 niños y, una de cada cuatro niñas, sufren abuso sexual, mientras, los conservadurismos arraigados se oponen a una enseñanza temprana que los proteja.
Sin embargo, los tiempos están cambiando y, mientras, cada vez son más los sectores que piden hablar de este tema con franqueza, respeto y conocimiento, las recientes modificaciones en materia educativa incluyeron, por fin, la materia de sexualidad en el área de enseñanza.
Al respecto, consideró que, es un paso importante “que debe traducirse en políticas públicas efectivas” y, también, en el reconocimiento por parte de los docentes, de que necesitan ser reeducados por los especialistas, para que puedan enseñar correctamente en las aulas.