Peor que el caníbal de la Narvarte.

La mañana de este jueves, efectivos de una localidad en Madrid utilizaron la palabra “dantesca” para referirse a una escena del crimen.

Un joven de 26 años con más de 10 antecedentes penales (algunos por maltrato a su madre) asesinó y descuartizó en pedazos “muy pequeños” a su progenitora dentro del domicilio de ambos. No obstante, también practicó canibalismo, sí, se comió a su jefecita y la compartió con su perro al que le dio pedazos.

El can quedó a cargo del Servicio Veterinario de Urgencias.

Los agentes de la policía encontraron los restos de la mujer en recipientes regados por toda la casa.

El hallazgo se dio gracias a la denuncia que realizó una amiga de la víctima, pues tenía un mes sin verla y le pareció extraño.

“Nos la hemos ido comiendo”