El día de ayer, 8 de mayo del 2019 tuve un intento de secuestro saliendo de la escuela. Alrededor de las 9:45pm salí, avisé a mis familiares que me dirigía a casa y comencé a caminar sola. Fui sola porque mis compañeros se iban a quedar más tiempo y yo, previendo precisamente la inseguridad creciente entre más noche se hace, preferí salir temprano.
A la altura de Filmoteca UNAM un sujeto sale de un coche blanco cuya marca no veo, pero noto que es relativamente nuevo. Me pregunta por la ubicación de la Facultad de Ciencias Políticas (hecho que me pareció bastante tonto, porque la tenía justamente detrás de él) señalé la facultad y me contesta “ah, va gracias” mientras me contesta noto como me estaba barriendo con la mirada, como checándome. Me da miedo pero me tranquiliza ver se arranca. Sigo caminando hasta los estacionamientos de Tienda UNAM los cuales están sumamente vacíos. Veo como el mismo coche blanco se estaciona y el sujeto se baja del auto. Se acerca y me dice “Que donde está la facultad eh” ya en un tono mucho más imperativo. Yo ya en completo pánico intento huir pero el sujeto me impide el paso hasta que me toma por los brazos. Yo empiezo a decir “No, no, no” ya completamente aterrada, a lo que el me dice “No es como tu quieras!”. Forcejeamos y me intenta meter a su coche. Logro zafarme al dejar caer mis cosas al piso y correr gritando ayuda. Un par de personas me ignoran y siguen su camino por lo que siento que es un hecho que el sujeto puede alcanzarme y meterme a su coche en cualquier momento hasta que compañeros de la universidad que no conocía me auxilian. Los compañeros ven al coche darse a la huida hacia avenida Insurgentes. Todo esto sucede en circuito Mario de la cueva.
Los compañeros me tranquilizan, rescatan mis cosas y me acompañan a la caseta de vigilancia UNAM los cuales antes que nada, me culpan por ir sola y se comienzan a quejar de sus salarios “No los podemos cuidar a todos” dicen. La única acción valiosa que hacen es llevarnos a jurídico. Los compañeros que después descubro que son de contabilidad y administración no me dejan sola nunca.
Cuando llega mi madre un abogado de jurídico y un analista nos acompañan en todo momento hasta ministerio público. Afortunandamente, ambos han sido eficientes y sensibles al respecto y nos siguen apoyando.
La denuncia penal ya está lavantada por intento de secuestro pero me parece importante hacer la social. HOY ESTOY PARA CONTARLO, PERO SI ME HUBIERA PARALIZADO UN COCHE ME HUBIERA LLEVADO EN HORAS ESCOLARES, EN UN CIRCUITO ESCOLAR PARA HACERME QUIÉN SABE QUÉ. Pude haber muerto, me pudieron haber violado. Todo después de haber ido a clases, porque la UNAM no tiene suficiente vigilancia. NO HAY VIGILANTES SUFICIENTES Y LOS QUE HAY NO SON COMPETENTES.
Lo cuento porque SÍ PUDE CONTARLO. Porque aquí estoy y estoy haciendo los procedimientos legales para que se sepa que nos están secuestrando afuera de nuestros salones.
Estoy en shock pero cooperando con las autoridades. A Quien llegue a leer esta declaración les pido compartan. Hagamos ruido. Es cierto que aún siendo empática, consciente y hasta activa en la comunidad respecto a la coyuntura en la UNAM nunca sabes que puedes ser tú. De repente entiendes que la muerta, la desaparecida, la violada, pudiste ser tú.

Del muro de Adrianna Maldonado, sobreviviente a un muy posible feminicidio. #NiUnaMás